Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Dulzaineros y redoblantes en el Archivo Municipal de Burgos en los siglos XIX y XX

BLANCO DEL VAL, Alfredo

Publicado en el año 2017 en la Revista de Folklore número 419.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF.

Revista de Folklore número 419 en formato PDF >



Introducción

La ciudad de Burgos mantiene con orgullo muchas tradiciones antiguas que cada año vienen repitiéndose regularmente (las fiestas de San Lesmes, el Corpus Christi y el Corpus Chiquito o Curpillos, las patronales de San Pedro y San Pablo), en las que salen a la calle danzantes, tetines, gigantones y gigantillos y, cómo no, acompañándoles a todos ellos, los dulzaineros municipales y el pitero o tamborilero.

Ya en un artículo anterior traté sobre el pitero o tamborilero en la ciudad de Burgos, en otro desglosé la figura de Teófilo Arroyo, burgalés insigne, y ahora le ha llegado el momento a los intérpretes de la dulzaina (los dulzaineros o gaiteros, como también se los conoce) y a los redoblantes que les acompañan. En este documento resumo de forma cronológica la aparición de las distintas referencias a los dulzaineros en el Archivo Municipal de Burgos (AMBU), abarcando el periodo comprendido desde el año 1853 hasta el año 1982.

Conviene recordar que el AMBU es el lugar donde el Ayuntamiento de la ciudad reúne, conserva, organiza y pone a disposición de los ciudadanos e investigadores los documentos que dan testimonio de los hechos ocurridos a lo largo de la historia, desde la fundación de Burgos, en el año 884, hasta nuestros días. Además, el AMBU sigue recibiendo los documentos que generan las diferentes oficinas municipales en sus procesos administrativos.

Así mismo, las funciones del Archivo Municipal son:

  • Custodiar los documentos generados o recibidos por el Ayuntamiento en el transcurso de su gestión.
  • Tratar técnicamente la documentación con trabajos de control, clasificación, ordenación, selección y descripción documental, con el fin de recuperar, mediante inventarios o catálogos, la información contenida en los documentos.
  • Servir la documentación y proporcionar la información contenida en los expedientes, documentos, proyectos, etc. a las dependencias municipales que soliciten antecedentes, a los ciudadanos y a los investigadores e historiadores, respetando las limitaciones de acceso a los documentos contempladas en las leyes.
  • Del correcto desempeño de estas tareas va a depender el fin último y primordial del Archivo:

  • Servir la documentación a la Administración y a los ciudadanos como garantía de transparencia administrativa y a la investigación científica.
  • Expedientes en el Archivo Municipal de Burgos: siglo xix

    La primera referencia que encontramos en el AMBU a un dulzainero es del año 1853, cuando el vecino de Haro (La Rioja) Valentín Izquierdo se ofrece al alcalde municipal para tocar la dulzaina en las funciones que ocurran en la ciudad de Burgos, yendo acompañado de su hermano Francisco. En la misma misiva expone que, con anterioridad, su padre, José Izquierdo, asistió a tocar la dulzaina en las funciones de la ciudad por espacio de más de treinta años consecutivos. Carta firmada el 29 de octubre de 1853. El Ayuntamiento, a 11 de junio de 1854, accede a lo dispuesto por Valentín Izquierdo. [Sig. 14-89]

    Nos encontramos un expediente curioso de 1854 en el que se trata sobre que «se prohíban las gaitas, tambores u otras diversiones de esta clase en horas avanzadas de la noche y, aún siendo de día, siendo de trabajo», orden dada a los alcaldes de barrio y a la policía urbana. El 6 de diciembre de 1854 se autoriza a los alcaldes de barrio para que prohíban toda clase de músicas que se den de noche en su barrio o en días de trabajo sin licencia previa escrita. Todo ello justificado por la necesidad de mantener la tranquilidad y el orden público a los que hace referencia don Manuel de Irigoyen, centrándose en lo que sucede en el barrio de Gamonal, puesto que un tamborilero llamado Chamarreta y su compañero dulzainero en sus serenatas alcanzaban altas horas de la noche, acompañados de ocho o diez personas más que embriagadas, perturbando la tranquilidad de las calles. Petición a la que accede el Ayuntamiento el 6 de diciembre de 1854. [Sig. 22-934]

    En los gastos del Corpus de 1870 se hace apunte de lo dado a los gaiteros (280 pesetas), el gasto en sus zapatos (36 pesetas) y sombreros (25,50 pesetas), así como el gasto de los zapatos del tamborilero (7,50 pesetas). [Sig. 9-91]

    Así mismo, en los gastos del Corpus de 1872, al tamboritero se le pagan de nuevo los zapatos (7 pesetas) y a los gaiteros se les paga 250 pesetas, cubriéndose también los gastos de zapatos y sombreros con 25,50 pesetas cada uno. [Sig. 9-2/11]

    Igualmente en los gastos del Corpus y Corpus Chiquito de 1874: se gastaron 136 reales en sus sombreros, así como 160 reales en cuatro pares de boceguíes (un tipo de calzado utilizado en España durante la Edad Media; puede considerarse una bota que cubría la pierna hasta la altura de la rodilla), gratificándoles su actuación con 4 000 reales.

    Continuando con lo concerniente a gastos, en el mes de junio de 1874 y con relación a la fiesta del Corpus Christi en el barrio de las Huelgas se devengan los siguientes: la gratificación dada a los gaiteros de 250 pesetas, 35 pesetas por sus sombreros de Saturnino Martínez y 40 por cuatro pares de boceguíes de Bernardino Santiago. [Sig. C2-10-3/9]

    En 1876 encontramos la carta que escribe al Ayuntamiento Casimiro Morras, gaitero de San Millán de la Cogolla (La Rioja) que durante muchos años llevaba acudiendo a la ciudad de Burgos para desempeñar las funciones de gaitero en las fiestas del Corpus. La Comisión de Secretaría recomienda que no se haga ninguna variación, pues la danza se ensaya y se ajusta al compás de la tocata y, al traer otros músicos nuevos, podría suponer el desconcierto o la falta de armonía de los danzantes, con lo que se recomienda darle aviso para que se presente como de costumbre. [Sig. 14-154]

    En 1878 se nos presenta una carta curiosa, fechada a 4 de diciembre y dirigida al alcalde presidente de Burgos, en la que Venancio Valencia, soltero y habitante en la calle Julián González, como representante de los mozos del barrio de San Nicolás, solicita permiso pare tener dulzaina y música de viento para solemnizar la fiesta de San Nicolás. Se expide permiso a 8 de diciembre del mismo año. [Sig. N 4.692.560]

    En 1881 damos con un expediente promovido por los dulzaineros Esteban Heras, Esteban de Pablo (alias el Arandino), Benito Córdoba y el redoblante Dámaso Fernández para que se les nombre gaiteros para la fiesta del Corpus Christi. Pero Benito Córdoba, que viene desempeñando ese cargo como interino desde hace años en compañía de Esteban Heras, desea que se le haga propietario, algo con lo que no está de acuerdo la Comisión de Secretaría, que, aunque reconoce su papel en la función del Corpus y cree conveniente seguir contando con él en años sucesivos, no considera oportuno otorgarle dicho cargo. [Sig. 14-205]

    Pedro Darga expone al alcalde constitucional, el 18 de junio de 1882, el proyecto de celebrar como años anteriores con gaita la función que se festejará el domingo siguiente del Corpus, y así suplica para poder tener baile desde las cuatro de la tarde hasta el anochecer frente al cuartel de la Guardia Civil de la calle Santa Clara, y después en un salón en la casa n.º 24 hasta las doce de la noche. [N. 1.725.525]

    Otra petición es la que realizan Eulogio Arnaiz y Mariano Saiz el 22 de mayo de 1882 con el fin de disponer de gaita y tamboril para solemnizar la fiesta de la Pascua de Pentecostés durante tres días consecutivos y hasta las once de la noche, teniendo lugar el baile en el arrabal de San Esteban. [N. 0.790.235]

    También en 1882, Julián Ladrero, natural y vecino de Burgos, solicita permiso al Sr. alcalde y al Ayuntamiento para la función de dulzaina y tamboril, que, como de costumbre todos los años, los mozos del barrio de Santa Clara celebran los días 18, 19 y 20 de junio de dicho año. Así mismo, solicita unos cohetes para el pasacalles y poder celebrar el baile en un local apropiado y por tiempo ilimitado. [N. 0.7823.097]

    Antonio González, vecino del Hospital del Rey, expone en 1883 que, aproximándose la fiesta del Santo Ángel de la Guarda, quieren celebrar «como de inmemorial viene haciéndose» dicha fiesta con gaita y tamboril. Además, desea poder disfrutar durante los días 1 al 4 de marzo de dicho año del disparo de cohetes y del pasacalles fuera del barrio. [N. 1.657.338]

    También en 1883, Constancio Alonso Valladolid, vecino del barrio de San Pedro y San Felices, desea disponer de dulzaina y tamboril para amenizar los tres días de fiesta en el barrio en el mes de febrero, «como desde tiempo inmemorial se celebra». [N. 649.178]

    Con motivo de la festividad de San Antonio Abad, Genaro Vivar Santamaría solicita permiso para celebrarlo como de costumbre con gaitas, los días 17, 18 y 19 de enero de 1883. [N. 1.626.790]

    Y también en 1883, con motivo de solemnizar las Pascuas de Pentecostés los días 13, 14 y 15 de mayo, desea se le conceda permiso para realizar el baile de gaita, así como en sus correspondientes noches, previos pasacalles, procurando guardar el orden debido y obediente a los mandatos del Sr. alcalde constitucional de Burgos. [N. 2.867.005]

    El 12 de febrero de 1883 se firma la carta en la que Anselmo Saiz Arnáez, mozo del barrio de Santa Dorotea y en representación de todos los demás mozos del barrio, escribe al alcalde constitucional con motivo del santo de dicho barrio para que se les conceda permiso durante los días 22, 23 y 24 de febrero para que pueda tocarse la dulzaina esos días, tanto de día como de noche. [N. 1.657.642]

    Y continuamos encontrado solicitudes de permisos: en este caso es Mariano Lara, vecino de Burgos, en concreto del barrio de las Casillas, quien, en unión con los mozos de dicho barrio, solicita permiso para tener gaita las horas lícitas durante los días 3 y 4 de junio, en la función que anualmente se hace en el referido barrio y con el doble objeto de celebrar la tradición de las Hermanitas de los Pobres en el asilo de dicha calle y la propia inauguración. [N. 2.864.493]

    Tras todas estas solicitudes de permisos para celebrar fiestas, continuamos con un expediente fechado el 7 de mayo de 1883 en el cual se solicita la plaza de dulzainero. Es Benito Córdoba, vecino y domiciliado en la calle Santa Águeda n.º 27 de Burgos, quien, enterado de la renuncia del cargo de dulzainero que desempeñaba Esteban de Pablo y de que, por tanto, dicha plaza se encuentra vacante, se cree dotado de los requisitos necesarios para cubrir dicha plaza. Por si hay dudas, propone se soliciten referencias sobre él al dulzainero Esteban Heras. Benito Córdoba consiguió su objetivo y el 18 de mayo del mismo año la Corporación accedió a lo solicitado nombrándole dulzainero provisionalmente por ese año de 1883. [Sig. 14-385]

    En el expediente abierto el 6 de abril de 1886 y promovido por Nemesio Cilleruelo Velasco, este vecino de Sotillo de la Ribera ofrece sus servicios para la festividad del Corpus como maestro dulzainero. El motivo es poder tocar durante los ocho días que dura la festividad si alguno de los dos dulzaineros que tocan a dúo cayese en enfermedad u otra causa que les impidiese tocar durante esos días. La Comisión de Secretaría lo rechaza y hace referencia a que en esas fiestas del Corpus vienen tocando desde hace algunos años dos dulzaineros y un redoblante, y que continúan desempeñando su cargo, no competiéndole a él ocuparse de esos asuntos. [Sig. 1-429]

    Entre los años 1880 y 1888 se abre una discusión acerca de la supresión del toque de gaita durante los ocho días que preceden al Corpus Christi y que se suprima igualmente la comparsa de gigantones, todo ello promovido por los Sres. capitulares González de Medina, Corral y Miñón, propuesta que no prosperó en virtud de ser la gaita anuncio de la gran fiesta religiosa, así como la encargada de instruir a los danzantes durante los ocho días que están en la ciudad y siendo los gigantones aquellos días uno de los principales ornatos de las funciones del Corpus, llamando la atención no solo a los foráneos, sino también a los forasteros.

    En el año 1888 es el Sr. Aparicio quien solicita a la Corporación la supresión del toque de dulzaina durante los ocho días que preceden al Santísimo Corpus, no oponiéndose a que siga la costumbre de acompañar la procesión. El alcalde, receloso, pasa el tema para su discusión por la Comisión de Secretaría, la cual no ve más utilidad que el anuncio de la fiesta, no representando ningún hecho memorable que haya de respetarse y, en cambio, como beneficio, la supresión evitaría molestias a los vecinos de la población con el ruido que las dulzainas producen y más a aquellos vecinos que se encontrasen enfermos, consiguiendo así evitar que tocasen a las puertas de los concejales. Además, supondría un ahorro para las arcas del Ayuntamiento. Pero va más allá y también pretende que se suprima la danza de la procesión del Corpus, y nada menos que por cuestión de higiene, ya que, según refiere, debido a lo larga que es la procesión y al calor de la época del año, unido al ejercicio que realizan, fácilmente se sofocan y pudiese provocarles enfermedad de gravísimas consecuencias. Pero, gracias a Dios, en el ayuntamiento D. Rafael de Palacios no se halla de acuerdo con sus compañeros de la Comisión, ya que, según queda reflejado, lo que se intenta suprimir es una tradición del pueblo, que da carácter a las costumbres de los antepasados, que ha de respetarse y que no hay razón importante que haga imperiosa su supresión. También es la manera que tiene el pueblo de anunciar una de las mayores festividades de la Iglesia. Y, además, es la gaita una de las alegrías del pueblo. Por lo tanto, el Ayuntamiento debería acordar que las gaitas continuasen como los años anteriores. Al final, todo el asunto terminó en una votación que ganaron los conservadores por doce votos a ocho. [Sig. 14-206]

    Llegamos a 1893 y encontramos el expediente promovido por Mariano Abajo Castrillo sobre que se le agracie con el cargo de gaitero en sustitución de Esteban Heras que se encuentra enfermo. Mariano se presenta como vecino de la ciudad, mayor de edad y como profesión gaitero, deseando ingresar al servicio de los gaiteros de Burgos previo examen, al enterarse de la enfermedad del gaitero Esteban Heras. Pero como la plaza no se encuentra vacante, se desestima dicha pretensión. [Sig. 19-935]

    En otro expediente de 1898 se niega al gaitero de Haro la pretensión de que se le permita como años anteriores tocar la dulzaina en la próxima función del Corpus. Valentín Izquierdo, natural y vecino de la villa de Haro, expone que desde el año 1828 ha venido a tocar la dulzaina en compañía de su padre (que venía haciéndolo desde 1813) a todas las funciones que han tenido lugar en la capital. Habiéndose enterado de que ya no se le requiere, expresa su pesar y malestar, pretendiendo que se le mantenga en el puesto, algo que desestima y así se lo comunica el Ayuntamiento. [Sig. 14-122]

    Expedientes en el Archivo Municipal de Burgos: siglo xx

    Cambiamos de siglo y el primer expediente que nos encontramos está fechado en el año 1902, en el mes de marzo, siendo promovido por Víctor Ruiz, Victoriano Alonso, Cipriano Fernández y Agapito Andrés sobre el nombramiento de redoblante de los danzantes que se ha quedado vacante por defunción del que desempeñaba dicho cargo. Víctor Ruiz es vecino de Burgos, músico redoblante y timbalero; habiendo sido suplente del anterior titular, cree poder cumplir los requisitos para ocupar dicho cargo. Victoriano Alonso Rodríguez, también natural y vecino de la capital burgalesa; siendo en la actualidad tamborilero de los gigantones, cree tener mérito y actitud suficientes para ocupar ese cargo; además, ha desempeñado el mismo cargo en la banda de música del regimiento de Saboya durante cuatro años y ha sido instructor de la banda de tambores del regimiento de San Marcial y del batallón infantil de la ciudad burgalesa. Cipriano Fernández Ruiz, de treinta años y natural de Burgos, expone que, habiendo sido su difunto padre el redoblante desde 1880 al 1901 y habiendo desempeñado él el cargo en 1901, se le nombre con dicho cargo de redoblante. Y Agapito Andrés Martínez, de 30 años y vecino de la ciudad, al ser tamborilero cree poder desempeñar ese cargo. Una vez examinadas todas las solicitudes por parte de la Comisión de Secretaría y creyéndoles aptos a todos, pasa la toma de decisión a la Corporación para que sea ella la que, en votación secreta, designe a uno de ellos. Hubo un intento, que se desestimó, de realizar un examen a los aspirantes. En la votación secreta resultó ganador del escrutinio Víctor Ruiz, con diecinueve votos por nueve para Victoriano Alonso. [Sig. 19-1043]

    En 1907, Martín Antón Murga, vecino de la ciudad, solicita que se le nombre dulzainero suplente de Benito Córdoba, para suplantarle en los casos en que este ha de tocar el clarín en la procesión del Corpus. Lo que se aprueba un 13 de abril de 1907. [Sig. 19-1207]

    En 1909 nos encontramos con otro expediente, esta vez promovido por Martín Antón Murga y Saturnino González Vivar, para que se les nombre dulzaineros de los gigantones. En él, Martín Antón Murga hace referencia a que el hasta entonces dulzainero de los gigantones, Victoriano Alonso, se halla imposibilitado para continuar prestando estos servicios y cree que, al haber sido nombrado dulzainero suplente en 1907, cumple con los requisitos para desempeñar ese puesto. Pero Saturnino González Vivar, empleado del cuerpo de policía urbana, también piensa que puede realizar las mismas funciones que el mencionado Victoriano Alonso. Finalmente, el Ayuntamiento propone a Saturnino González Vivar como persona indicada para continuar desempeñando este puesto de dulzainero de los gigantones, lo que le comunican un 3 de junio de 1909. Curiosamente, en este documento se alternan las palabras dulzaina y gaita indistintamente para referirse al mismo instrumento. [Sig. 19-1233]

    En 1913 hallamos la petición de Vicente Benito Cuñado para ser nombrado dulzainero suplente en sustitución de Martín Antón Murga, al no poder seguir este desempeñando el cargo por hallarse en ese momento sujeto a una causa que se le sigue en el Juzgado de Instrucción de la ciudad de Burgos. En este expediente se nos informa de que en esos momentos el dulzainero titular era Mariano Abajo y también se nos informa de que el dulzainero suplente en esos momentos, Martín Antón Murga, no puede desempeñar el cargo al tener una condena de ocho años, y que el aspirante, Vicente Benito Cuñado, ha desempeñado ese cargo durante el último año. Dado que dicha pretensión no supondría gasto adicional alguno al Ayuntamiento, se aprueba dicha petición y se le comunica al interesado un 22 de noviembre de 1913. [Sig. 19-1440]

    Ya en 1924 nos encontramos con la petición de dos dulzaineros para que se les nombre dulzaineros al servicio de la Corporación por el fallecimiento del titular, Mariano Abajo. Los dos aspirantes son Abdón Gárate Simón y Vicente Benito Cuñado. Abdón Gárate Simón, vecino de la calle Laín Calvo, cree que puede optar a dicha plaza por haber sido nombrado en un momento suplente del titular. Y Vicente Benito Cuñado, vecino de la calle San Cosme, cree tener los conocimientos necesarios para desempeñar el cargo por haber sido durante seis años suplente de dicha plaza de dulzainero. En esta ocasión, la Comisión de Gobierno tiene a bien nombrar como titular del cargo a Abdón Gárate Simón y como dulzainero suplente a Vicente Benito Cuñado, lo que les es comunicado un 19 de diciembre de 1924. [Sig. 19-1691]

    Manuel Abajo solicita el 10 de agosto de 1926 que se le nombre caja-redoblante suplente de los dulzaineros de los danzantes, para desempeñar ese cargo en caso de ausencias o enfermedad del titular, a lo cual accede la Comisión de Gobierno un 12 de agosto de 1926 y se le recuerda que no cobrará retribución alguna, salvo en el caso de que realice alguna suplencia. [Sig. 19-1821]

    Un expediente curioso es el que Ángel Diez Massa da lugar un 28 de junio de 1928 con la pretensión de que se le autorice a anunciar por medio de carteles ambulantes, acompañado de dulzaina y tambor, los artículos de su negocio. Se trata de publicitar el comercio que lleva por nombre Casa Diez que se encontraba situado en la calle de la Moneda número 18, negocio dedicado a la venta de chocolates, cafés, etc. El medio de publicidad serían carteles ambulantes y todo ello acompañado por el anuncio de la dulzaina, el redoblante y el tambor, que realizarían un pasacalles durante los días que durase la feria de Burgos. Pero, en esta ocasión, el alcalde opta por denegar la autorización al entender que «no es propio de una Capital de la importancia de Burgos este sistema de anuncios». Decisión que se le comunica al señor Diez, previo «Dios le guarde muchos años», un 5 de julio de 1928. [N.º reg. 82, sección 3.ª]

    Benito Córdoba, dulzainero de los danzantes, un 17 de mayo de 1928 inicia un expediente con motivo de su dimisión de dicho cargo por ausentarse de la ciudad y no poder actuar en la fiesta del Santísimo Corpus Christi, en la que solía actuar durante ocho días. En este caso, la Comisión de Gobierno tiene a bien designar a Vicente Benito como dulzainero titular para desempeñar ese cometido con los derechos y las obligaciones propias de dicho cargo, comunicándoselo al interesado un primero de marzo de 1929. [Sig. 19-1933]

    En 1932, un 30 de mayo, Vicente Benito Simón, en nombre de los dulzaineros que han amenizado las tradicionales serenatas del Corpus, solicita a la Comisión que tenga en cuenta que ese año han actuado un día más, dando serenata a todos los concejales, y sea sumada a las 150 pesetas de retribución de años anteriores la cantidad lógica y necesaria por el motivo expuesto. En este mismo expediente nos encontramos con la petición de Vicente Alonso Cuevas del aumento de la cantidad asignada a los encargados de portar a los gigantones. [Sig. 19-2105]

    El 13 de septiembre de 1933, Luis Benito Viñé, hijo de Vicente Benito —actual dulzainero titular— y vecino de Burgos domiciliado en el camino de la Plata, soltero, de profesión músico, solicita al Ayuntamiento el nombramiento como dulzainero suplente. La Comisión de Gobierno tiene el honor de proponerle como dulzainero suplente un 5 de enero de 1934, para que pueda intervenir en las obligaciones propias del cargo en casos de imposibilidad de alguno de los propietarios, limitándose sus obligaciones a actuar con los danzantes y sin que se le concedan otros derechos que el de ocupar en su día la vacante que se produzca con carácter definitivo, prescribiendo los estipendios que señale y tenga señalada la Corporación para tales cargos. Se le informa al interesado un 15 de septiembre de 1935. [Sig. 19-2123]

    En 1949, el 7 de junio, D. Félix Mozo Burgos, capellán de la Pontificia y Real Iglesia de Nuestra Señora del Buen Suceso de la capital de España, sita en la calle Princesa 41, pretende que, como final de las solemnes fiestas titulares, organizadas por dicha iglesia y la parroquia del Corpus Christi en ella domiciliada durante los días 25 y 26 de junio, se realice una magna procesión con el Santísimo Sacramento por la barriada de Argüelles, terminando en un acto eucarístico en un altar monumental levantado en el paseo de Rosales y, como acto previo, el día anterior recorrerá las calles del distrito una vistosa cabalgata. Haciendo referencia al gran número de burgaleses residentes en dicha feligresía y a que muchos madrileños vivieron en Burgos durante la guerra civil, desea que puedan asistir los típicos danzantes y tetines acompañados por los dulzaineros. Se establece un diálogo sobre los gastos, teniendo en cuenta lo que han de percibir los danzantes, tetines y gaiteros y que estos tendrían que estar a lo sumo dos o tres días en la capital de España. Las gratificaciones recibidas por la función del Corpus serían de 1 165 pesetas los danzantes, 450 los tetines y 450 los gaiteros, y serían las mismas por actuar durante los referidos días. El 8 de junio de 1949 se informa de que, tras salvar las dificultades con los permisos de trabajo y el haber retrasado la actuación de los danzantes para la Cofradía del Santísimo en la parroquia de San Pedro y San Felices, toda la comitiva podrá viajar a Madrid para los actos de ese fin de semana, debiendo estar al día siguiente ya en Burgos, pues tienen actuación con motivo de la inauguración de las Ferias y Fiestas de San Pedro de la capital castellana. El desplazamiento está solucionado en un principio volviendo el domingo, pero al final, por motivos de tiempo, se realizará en autocar y se cursa también la solicitud para proporcionarles el conveniente alojamiento. Será el propio Ayuntamiento de Burgos el que destine una partida de 2 065 pesetas como importe para las gratificaciones, así como de los gastos del viaje y la estancia de dicha representación de la ciudad castellana. En el mismo expediente nos encontramos con el encargo de la Comisión Municipal a los talleres El Tronero Madrileño de la confección de doce palos para el cuerpo de danzantes lo más urgente posible con motivo de su actuación en Madrid. [Sig. 15-1500]

    Siguiendo con las peticiones por ocupar plazas vacantes, Arsenio Iglesias Santamaría, empleado municipal en la Sección de Guardia Municipal, el 4 de febrero de 1950 solicita la plaza como redoblante de los danzantes del Ayuntamiento, haciendo referencia a que el actual redoblante «no es de la casa». La Sección Central de Alcaldía decide desestimar esta petición, y en informe interno se hace referencia a que el solicitante ha sido llamado varias veces la atención por estar en acto de servicio de conversación con los paisanos, siendo cambiado de distrito; y que, además, en cierta ocasión estuvo incorrecto con un teniente de alcalde y otra vez intentó engañar a la jefatura con una denuncia. Como podemos ver, con este currículum no se le consideró acreedor del cargo solicitado. [Sig. 19-5346]

    En 1950, Manuel Abajo Rodríguez, natural de Covarrubias (Burgos) que en ese momento contaba con 50 años, y domiciliado en Burgos en la calle San Gil, expone que viene desempeñando la labor de caja de los danzantes desde el año 1927 hasta el 1938, y posteriormente a este año como fijo sin ninguna interrupción hasta la fecha actual, desea un justificante que le acredite como titular en el destino que tantos años ha venido desempeñando. La Sección Central de Alcaldía le comunica que continúe desempeñando dicha plaza de la misma forma que viene haciendo. [Sig. 19-5346]

    Una de las costumbres de las festividades de Burgos era que los dulzaineros fuesen tocando pasacalles para rondar las casas de las autoridades, lo que podemos observar en un expediente de 1952, en el cual se describe el itinerario de los gigantones y danzantes en junio de 1952, empezando por el domicilio del excelentísimo señor gobernador civil de la provincia, siguiendo por el ilustrísimo señor alcalde presidente y terminando por el excelentísimo señor capitán general de la sexta región. En dicho expediente, promovido por la Comisión de Gobierno, además se trata del aumento de las gratificaciones que perciben los conductores de los gigantones, tetines, danzantes, dulzaineros, redoblantes y hasta el que dispara las bombas y los cohetes. [Sig. 19-5344]

    Pertenencias y adquisiciones, 1957. Sobre la adquisición de suministros y trajes para los cuatro gaiteros que acompañan a los gigantones, puesto que, «habiendo transcurrido seis años desde que se dotó por última vez de trajes y sombreros negros a los cuatro gaiteros que acompañan a los danzantes y gigantones, y ante la necesidad de que dicho personal se presente en las fiestas tradicionales con el debido decoro, la Comisión de Gobierno propone que a VE que se adquieran para las próximas fiestas del Corpus y patronales de la ciudad, cuatro trajes y cuatro sombreros negros con destino a los mencionados gaiteros». El presupuesto de Confecciones Serrano, camisería, sastrería y tejidos del 22 de mayo de 1957 es para los cuatro uniformes compuestos por americana cruzada y pantalón y ascendía de 1 250 a 1 380 pesetas. [Sig. 20-992]

    De estas fechas, 1949 y 1952, son las tres siguientes fotografías, en las que se ven a los dulzaineros y al redoblante acompañando a los danzantes, clarineteros y timbaleros del excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad.

    Prosigue el expediente anterior en el que se aprueba por unanimidad la compra de estos trajes y sombreros el 22 de mayo de 1957. [Sig. 20-1321]

    Expediente de 1959 promovido por Manuel Abajo Rodríguez que versa sobre la petición de un aumento de la retribución del redoblante de los danzantes. En él, Manuel expone que lleva desempeñando el cargo de caja de los danzantes desde el año 1927 y cree que se considera justo que se le aumente el sueldo y se iguale al de los que tienen cargos análogos y que no son plantilla del Ayuntamiento; solicitud que realiza el 2 de febrero de 1959. La Comisión de Gobierno señala, en la sesión de 8 de junio de 1956, que, ante las dificultades existentes para encontrar sustitutos de los clarineteros y de los gaiteros que acompañan a los danzantes y gigantones, se acordó señalarles unas remuneraciones fijas anuales, además de la cantidad que perciben los días de actuación, como estímulo para que los empleados municipales de los distintos servicios les interesase estudiar música, cuya enseñanza sería gratuita en el Conservatorio Municipal, pudiendo ser nombrados sustitutos para casos de ausencia o enfermedad. Se trató de asegurar dichas sustituciones con empleados municipales, no refiriéndose en ningún momento a redoblantes, cuyo trabajo se consideró de menor importancia y, por tanto, de más fácil sustitución. Hace referencia también a que el peticionario que presta sus servicios como redoblante de los danzantes no es empleado municipal y, en atención a que no percibía salario del Ayuntamiento, con fecha 6 de abril de 1957 se le señaló como remuneración 50 pesetas por cada día de la semana que precede al Corpus, en esta fiesta y en la del Curpillos, como venía cobrando en las demás actuaciones, siendo así que los gaiteros, cuya labor es mucho más importante, solo perciben 35 pesetas. Informa, además, que el empleado municipal que acompaña a los gigantones es un caso especial, pues reúne las dos condiciones, de gaitero y redoblante, siendo así pues de muy difícil sustitución. Por lo tanto, la Comisión desestimó la petición de Manuel Abajo Rodríguez que, al no ser empleado municipal, cobraba las 50 pesetas por actuación (más que los propios gaiteros), lo que se comunica al interesado el 19 de febrero de 1959. En este mismo expediente encontramos varias medias cuartillas en las que se hace referencia a un suplente de dulzainero, Simón Altable Vivar, vigilante de árbitros provisional, con domicilio en la barriada de Illera; una carta de Rufino Andrés de Arauzo de Miel fechada el 20 de mayo de 1966, en la que se ofrece por indicación de Justo del Río, director de danzas, para tocar las dulzainas en actuaciones, así como también los clarines o clarinetes, ya que es músico de trompeta y se ve capacitado para ello. Pero, lamentablemente, le contestan que en ese momento ya están cubiertos dichos servicios, tomando nota para cubrir posibles vacantes. [Sig. 19-11425]

    Otro expediente del 26 de abril de 1961 sobre la adquisición de prendas de vestir para el personal subalterno de la Casa Consistorial (dulzaineros, danzantes y tetines, clarineteros, maceros, policía municipal y otros), para que vayan con el mayor decoro en los actos y ceremoniales como las fiestas tradicionales del Corpus Christi, San Pedro y San Pablo. Se entrega a los dulzaineros de gigantes y danzantes cuatro pares de zapatos negros, cuatro camisas blancas y cuatro lazos negros; dicho vestuario ha de ser utilizado exclusivamente para la prestación de servicios municipales y es estimada la duración del calzado en dos años y el de las camisas y lazos en un año. [Sig. 20-1319]

    De la Comisión de Personal el 21 de mayo de 1962 sobre la provisión de vestuario a los dulzaineros y redoblantes, ordenanzas, tetines y danzantes y maceros. Nos encontramos que los dulzaineros reclaman la adquisición de tres trajes negros y tres sombreros negros con cinta roja y fleco de oro debido a su deterioro y nos figuran sus nombres: Eufronio Ovejero —alias el Calines—, de danzantes; Manuel Abajo, de danzantes, y Ladislao Herranz, de gigantones. Así mismo, figura el presupuesto de Hijos de Ríu SL por trajes compuestos por americana, chaleco y pantalón. Se adquieren tres trajes a 1 300 pesetas, así como tres sombreros con sus cintas, a 275 pesetas cada uno. También se fija la duración de las mismas prendas, que ha de ser de cinco años para los trajes de paño de los dulzaineros y redoblante (que lo han de usar solo en fiestas) y de cinco años también para los sombreros. [Sig. 19-6073]

    Promovido por la Comisión de Gobierno es el expediente del 6 de diciembre de 1963 que trata sobre la cobertura de la vacante producida en la plaza de dulzainero debido al fallecimiento de don Eufronio Ovejero. Encontramos informe con membrete del Conservatorio Municipal de Música de Burgos, en el que Ángel-Juan Quesada, director de dicho conservatorio, certifica que Lidio Portal Arribas ha realizado examen de aptitud con el instrumento popular dulzaina y, cumplidos los distintos ejercicios propuestos, posee los conocimientos adecuados para los fines que el Ayuntamiento propone. La Comisión de Gobierno informa del fallecimiento de Eufronio Ovejero Muñoz el 17 de noviembre de 1963, empleado municipal, guarda especialista de jardines y dulzainero al servicio de los danzantes, lo cual plantea un problema por la escasez de instrumentistas de la popular dulzaina a la hora de realizar su sustitución para desempeñar el citado servicio, tradicional de la corporación y elemento importante en las costumbres típicas de la ciudad. Por eso propone como sustituto a Lidio Portal Arribas, que ha pasado satisfactoriamente el examen del conservatorio. La Sección de Personal informa que para cubrir dicha plaza es necesaria una previa oposición o concurso, como figura en el reglamento de funcionarios de la Administración local. [Sig. 19-9370]

    Posteriormente, nos encontramos con la solicitud del alcalde de la localidad de Briviesca, firmada a 21 de julio de 1973, en la que se solicita al Ayuntamiento de Burgos el desplazamiento del grupo de dulzaineros para actuar en agosto en las fiestas patronales. En este expediente encontramos al Sr. Iglesias, redoblante y policía municipal. [Sig. 15-2037]

    Expediente del 31 de mayo de 1973, promovido por los danzantes, sobre gigantones y gaiteros. En él figuran los importes por las diferentes actuaciones de los dulzaineros y gaiteros. Así pues, Ladislao Herranz percibe salario por actuar como gaitero de los gigantones los días 21 al 30 de junio y el primero de julio con motivo de las fiestas de San Pedro y San Pablo. En cuanto a los dulzaineros, figuran las actuaciones del 14 al 19 (semana anterior al Corpus), del 20 al 24, más la jira del Parral (tres gaiteros), así como los días 28 al 30 y el 1 de julio con motivo de las fiestas de San Pedro y San Pablo. [Sig. 14-1209]

    El 17 de mayo de 1975, la Comisión de Gobierno propone aumentar a 1 000 pesetas por día a los dulzaineros, gaiteros y timbaleros que actúen en las diversas fiestas organizadas por el Ayuntamiento debido al aumento del coste de la vida, lo que es aprobado por unanimidad por la Comisión Municipal Permanente un 23 de julio de 1975. [Sig. 14-1215]

    Nos volvemos a encontrar con Arsenio Iglesias Santamaría, que ha de cobrar por sus actuaciones como dulzainero en las fiestas del Corpus y Curpillos, más la gira al Parral. Figurando como dulzaineros el nombrado Arsenio Iglesias (empleado de la guardia municipal), Lidio Portal (pintor en los almacenes del ayuntamiento) y Simón Altable (cobrador en los autobuses municipales). También nos aparece el gaitero de los gigantones, Ladislao Herranz Salvatella, habiendo actuado del 28 al 30 de mayo de 1975.

    Así mismo, figura el permiso que se solicita al Ayuntamiento desde la Agrupación de Danzas Burgalesas Justo del Río para que puedan acompañarles como dulzaineros al Concurso Internacional de Dijon (Francia) que iba a celebrarse del 2 al 15 de septiembre de 1975. En el mismo expediente encontramos un recibo sin firma del gaitero de los gigantones por su desplazamiento a Valladolid con motivo de la Feria de Muestras de Castilla y León en el pabellón de Burgos, fechado un 18 de septiembre de 1975. Es de suponer que el gaitero sea Ladislao Herranz. [Sig. 9-4786]

    La Sección Administrativa de Pertenencias y Adquisiciones sobre la adquisición de ropa y calzado para los gaiteros, timbaleros y dulzaineros en el año 1975. Presupuestándose cuatro camisas, corbatas y cuatro pares de zapatos para los gaiteros. Aprobándose su adquisición el 16 de julio de 1975. Así mismo, se aprobó la confección por la firma Luis Mayoral de cuatro abrigos azules de pura lana para los dulzaineros. También encontramos el concurso por los trajes de los dulzaineros en el que participaron Confecciones Garrido, Hijos de Ríu SL y Luis Mayoral y que ganó este último el 26 de mayo de 1976. [Sig. 20-1286]

    Expediente sobre los pagos de los clarineteros, portadores de gigantes, timbaleros y gaiteros. El 31 de enero de 1977 figura el pago a los dulzaineros y gaiteros por sus actuaciones el día de San Lesmes, así como por una actuación en el Teatro Avenida.

    El 28 de mayo de 1978 figura un pago a Ladislao Herranz por su actuación como gaitero acompañando a los gigantones los días 24 al 26. Del 29 de mayo de 1978 el pago a Simón Altable en representación de los dulzaineros que actuaron del 18 al 26 con motivo de la fiesta del Corpus y Curpillos, así como en la gira al Parral. Del 14 de junio de 1977, otro pago a Arsenio Iglesias en nombre de los dulzaineros al servicio del Ayuntamiento por las actuaciones en las fiestas del Corpus y la gira al Parral. Del 1 de julio de 1977, un recibo de Ladislao Herranz Salvatella por haber actuado como gaitero de los gigantones los días 25 al 30 de junio en las fiestas de San Pedro y San Pablo. Del 2 de julio de 1977, un pago a Arsenio Iglesias y dos dulzaineros más por sus actuaciones durante los días 26 al 30 de junio con motivo de las Ferias y Fiestas de San Pedro y San Pablo, en las cuales actuaron en la ofrenda de la reina cabalgatas, dos verbenas y dos actuaciones con la Agrupación Justo del Río. [Sig. 9-4787]

    Expediente promovido por la Comisión de Festejos sobre la adquisición de uniformes para los dulzaineros por cumplirse el plazo, el 4 de marzo de 1979. Al haber trascurrido el plazo de los trajes adquiridos para el uso por los dulzaineros, es necesario renovarlos, solicitando presupuesto para la compra de cuatro trajes de tergal color negro para su utilización durante sus actuaciones oficiales al servicio del Ayuntamiento. [Sig. 20-1807]

    Expediente de 1979 sobre los pagos por las actuaciones de dulzaineros, clarineteros y timbaleros. Como dulzaineros figuran Lido Portal, Arsenio Iglesias y Simón Altable, los días de San Lesmes, fiestas del Corpus y Curpillos y las fiestas patronales de San Pedro y San Pablo. [Sig. 9-4792]

    En este caso, de la Sección de Contabilidad y Hacienda de 1980 sobre los pagos por sus actuaciones a los clarineteros, timbaleros, grupos teatrales, profesores de la escuela de dulzaina y danzantes. Encontramos un pago a Teófilo Arroyo y Máximo Mediavilla como dulzainero y redoblante de las Jornadas de Homenaje a Antonio José en la Alhóndiga el día 3 de febrero de 1980, así como por arreglar partituras del cancionero de Antonio José e interpretarlas con dulzaina acompañado de redoblante. Figuran también los pagos del director de la Escuela Municipal de Dulzaina, Miguel Ángel Palacios Garoz, y dos de sus profesores, Teófilo Arroyo y Simón Altable. El pago por una actuación a favor de Simón Altable y Arsenio Iglesias en la urbanización Río Vena el 19 de mayo y otra con la Peña Los Comuneros de Castilla el 11 de mayo. Pago por la actuación del Corpus y Curpillos, así como por ensayar con los danzantes y la gira del Parral, a Arsenio Iglesias, Lidio Portal y Simón Altable. Por haber intervenido con el Grupo Justo del Río en la cabalgata de fiestas del domingo 22 de junio se paga a Miguel Alonso y Eusebio Izquierdo, dulzaina y caja, y lo mismo a Carlos Urrez y Manuel Abajo, dulzaina y caja. Pago por las actuaciones en las fiestas de San Pedro y San Pablo a Arsenio Iglesias, Lidio Portal y Simón Altable por pasacalles, cabalgatas, actuaciones con danzantes, dianas y misas. [Sig. 9-4794]

    Expediente del 1 de enero de 1981, en el que aparecen los pagos a los profesores de la Escuela Municipal de Dulzaina Miguel Ángel Palacios Garoz, Teófilo Arroyo y Simón Altable.

    La actuación de Teófilo Arroyo en la festividad de San Lesmes, patrono de Burgos, y otra en el Hogar Juvenil. Por las fiestas del Corpus y Curpillos se abona a Simón Altable, Lidio Portal y Arsenio Iglesias, por las dianas, gira al Parral, etc. Por las fiestas de San Pedro y San Pablo se pagó a Simón Altable y Arsenio Iglesias por la actuación en Fuentes Blancas con motivo de la festividad del burgalés ausente y día de las peñas. A Teófilo Arroyo y su redoblante, por las dianas ofrecidas en las fiestas de San Pedro y San Pablo. [Sig. 9-4795]

    Continuando con los expedientes, de la Comisión de Gobierno de 1982 sobre la adquisición de vestuario para los dulzaineros de la Corporación Municipal. Se propone la compra de cuatro trajes de paño negro, cuatro abrigos azul marino de tergal-lana, cuatro camisas y cuatro corbatas, los cuales se compran a la firma Luis Mayoral. [Sig. 20-1826]

    Otros expedientes relacionados con los dulzaineros en el Archivo Municipal de Burgos

    En el AMBU no solamente encontramos estos documentos, sino que nos aporta algunos otros que nos ayudan a entender mejor la figura de estos músicos, que en muchos casos también eran empleados municipales, pudiendo encontrar descripciones de su físico, su fecha de nacimiento y fallecimiento, e incluso sus partidas de nacimiento y su descendencia. Además, nos encontramos con el nombre de Alejandro Céspedes, figura excepcional e incansable, junto con Teófilo Arroyo, en la promoción y recuperación del instrumento castellano, a quien el Ayuntamiento de la ciudad de Burgos reconoce su labor; y también la figura de Miguel Alonso, actual director de la Escuela Municipal de Dulzaina de la ciudad de Burgos. Sean, pues, estos datos recogidos el mejor homenaje a estas personas que desempeñaron el cargo de dulzaineros y redoblantes del Ayuntamiento de Burgos.

    Saturnino González Vivar

    Por el expediente del 29 de agosto de 1900 sabemos de su nombramiento como barrendero del Cuerpo de Policía Urbana, con las obligaciones propias de dicho cargo, y con un sueldo anual de 638,75 pesetas. [Sig. 19-976]

    Así mismo, el 14 de marzo de 1925, Saturnino González Vivar solicita que se le conceda la jubilación. Saturnino cuenta en ese momento con 54 años de edad y lleva prestando servicio en el Cuerpo de Policía Urbana veinticinco años, algo que la Corporación Municipal admite. Figura también la fecha de su fallecimiento, el 30 de abril de 1925. [Sig. 19-1775]

    Mariano Herranz Tomé

    Expediente promovido por la Comisión de Limpieza por la cual se informa de la existencia de tres vacantes en el puesto de barrendero. Como exigencias a los aspirantes se les pide que sepan leer y escribir, que sean hijos de Burgos o casados con burgalesas o llevar diez años residiendo en la ciudad, que no tengan menos de 25 años ni cumplidos los 36 (presentando partida de nacimiento), que presenten certificado de buena conducta de los alcaldes de barrio, así como acreditar un certificado de buena salud y de vacunación. A dichas vacantes se presentan dieciocho aspirantes, entre ellos Mariano, que es propuesto por cumplir con las condiciones exigidas, es vecino de Burgos en la calle San Esteban y cuenta con 28 años de edad. Mariano toma posesión de la plaza de barrendero el 14 de septiembre de 1901. [Sig. 19-1069]

    Por diversos litigios sabemos que Mariano Herranz Tomé contaba en el año 1936 con 65 años de edad, llevando más de 35 años al servicio del excelentísimo Ayuntamiento de Burgos, y que estuvo en la Unión General de Trabajadores (UGT) desde 1891 hasta el año 1936, hecho que le acarreó más de un disgusto. [Sig. 19-5662, 19-3528 y 19-2487]

    También encontramos datos de su partida de nacimiento: nacido un 20 de diciembre de 1871 en Madrid; hijo de Francisco y María; abuelos paternos, Mariano y Nuria, y abuelos maternos, Julián y Josefa. Mariano comenzó a prestar servicios como barrendero el 14 de septiembre de 1901, continuando sin interrupción hasta el 4 de julio de 1937 en que es separado del cargo al serle aplicado el Decreto 108 de la Junta de Defensa Nacional, llevando más de 35 años de servicio. [Sig. 19-2571 y 19-2578]

    Gracias a estos expedientes sabemos que Mariano se casó en dos ocasiones, la segunda de ellas con Ana Martínez, de cuyo matrimonio no tuvo hijos, y la primera con Fructuosa Salvatella (natural de Burgos), con la que tuvo cinco hijos: Felisa, María, Antonio, Luisa y Ladislao. Este último, curiosamente, llegó a ser gaitero de los gigantones. Así mismo queda reflejado que Mariano falleció en Burgos el día 1 de abril de 1942. [Sig. 19-2915]

    Benito Córdoba

    Nos encontramos el expediente fechado en julio de 1925, en el cual Benito Córdoba expone que ha de ausentarse de la población por motivos familiares. Al no poder continuar desempeñando el cargo de clarinetero, presenta su dimisión, siendo nombrado para el mismo cargo Natalio Nájera, que estaba asignado como suplente. [Sig. 19-1751]

    Manuel Abajo Rodríguez

    En el expediente del 28 de febrero de 1936, en el cual Manuel Abajo Rodríguez, mayor de edad y vecino de Burgos con domicilio en la calle de San Gil, expone al alcalde que carece de trabajo en el momento actual y, por tanto, decide dedicarse a la venta ambulante de décimos de lotería, solicita para ello la pertinente autorización. Acompaña certificado de buena conducta y el permiso de la propietaria de la citada administración. Permiso que le es concedido el 3 de mayo del mismo año. [Sig. 13-539]

    Arsenio Iglesias Santamaría

    Se nos presenta el expediente en el que se acuerda el nombramiento de Arsenio Iglesias Santamaría como guardia municipal. En ese momento, Arsenio, natural de Lerma y músico de profesión, cuenta con 24 años (nacido el 19 de julio de 1923). Es hijo de Martín y Rosario, tiene como abuelos paternos a Juan Iglesias y Melitona Ramos, y por rama materna a Rufino Santamaría y Paula Huerta. Mide 1,84 m, posee certificados de buena conducta durante su estancia en la ciudad, así como buenos antecedentes político-sociales. Se hace constar también el certificado médico que indica que Arsenio no padece enfermedad infecto-contagiosa ni defecto alguno de género, estando serovacunado. Arsenio realiza la solicitud al haberse enterado de las plazas a través de la publicación en el Diario de Burgos. Se realiza prueba de actitud y se realiza el nombramiento el 15 de junio de 1946, tomando posesión en la casa consistorial el 9 de agosto de 1946 ante el Sr. Alcalde, Carlos Quintana Palacios. [Sig. 19-3325]

    Expediente del 1 de agosto de 1951 sobre el ascenso reglamentario de guardias municipales de primera los de segunda. Es propuesto Arsenio Iglesias por llevar cinco años de empleo y no constar notas desfavorables en sus respectivas hojas de servicio. [Sig. 19-4368]

    El 8 de enero de 1959, Arsenio Iglesias Santamaría solicita la excedencia voluntaria por un tiempo mayor de un año y menor de diez, pudiendo volver a ocupar la vacante a partir del año de excedencia. Se le concedió el 13 de enero de 1959. [Sig. 19-6549]

    Expediente de nombramiento de guarda particular jurado en La Cellophane Española SA. Esta propuesta es del 4 de junio de 1959, momento en que Arsenio Iglesias Santamaría cuenta con 35 años, nos refiere que está casado y nos hace una descripción física: pelo negro, ojos azules, nariz recta, cara ovalada y color sano. Presenta informes de buena conducta de la comandancia de la Guardia Civil, del Juzgado de Instrucción n.º 1 de Burgos, no apareciendo procesos obrantes en ese juzgado, del cura párroco de la iglesia de la Anunciación de la Santísima Virgen de Burgos, del jefe de Registro de Penados y del jefe de la administración de La Cellophane Española SA, Luis Gómez Garizurieta, que certifica su prestación de servicios en esa compañía como guarda desde el 10 de enero de 1959. Se le concede el título el 8 de junio de 1959. Además, se solicita la obtención de la licencia de uso de armas. [Sig. 19-9584]

    Abdón Gárate Simón

    7 de agosto de 1926, expediente promovido por la Comisión de Abastos para que Abdón Gárate desempeñe interinamente la plaza de auxiliar de matadero, con un jornal diario de cinco pesetas, dado el fallecimiento del anterior. Aprobado el 14 de agosto de 1926. [Sig. 19-2040]

    En 1932, se propone que sea nombrado auxiliar en propiedad a Abdón Gárate Simón, pues viene desempeñando el cargo con toda honradez y a satisfacción completa de la Comisión de Abastos, demostrando prácticamente su capacidad en el ejercicio de los mismos. Se le comunica el nombramiento del 1 de junio de 1932 y toma posesión el 19 de mayo de 1932. Como nota curiosa, figura a mano «a ruego del interesado por no saber firmar, Abdón Gárate». [Sig.19-2056]

    Otro expediente del 2 de noviembre de 1936 sobre la declaración de excedencia por causa de enfermedad al auxiliar barrendero del matadero municipal, D. Abdón Gárate Simón. En ese momento, Abdón lleva cinco años de servicio, con lo que no procede la jubilación al no llevar un mínimo de veinte años. [Sig. 19-2326]

    Eufronio Ovejero Muñoz

    Él mismo promueve dicho expediente para que se le incluya en el padrón de habitantes de Burgos, un 25 de abril de 1944. Gracias a este expediente, sabemos que Eufronio era natural de la Villa de la Horra, habiendo nacido el 4 de agosto de 1916, siendo sus padres Manuel Ovejero y Paula Muñoz, y que trasladó a Burgos su residencia un 3 de marzo de 1940. En la hoja para la inscripción para el padrón de Burgos, Eufronio figura como cabeza de familia, se indica que está casado, sabe leer y escribir, con la ocupación de jornalero, que lleva viviendo en Burgos dos meses y está clasificado como transeúnte. Su mujer, Victorina Hortelano Tudela, nacida el 24 de julio de 1918 en La Horra, sabe leer y escribir, dedicándose a sus labores, también clasificada como transeúnte. Y la hija de ambos, M.ª Jesús Ovejero Hortelano, nacida en Burgos el 23 de diciembre de 1944. La vivienda está sita en el Dos de Mayo (vivero municipal) y desean ser incluidos en el padrón municipal al haberse trasladado desde su pueblo natal, siendo dados de alta en el padrón el 9 de mayo de 1944. [Sig. 19-922]

    En el siguiente expediente se recoge a Eufronio Ovejero Muñoz como aspirante a una plaza vacante de Guarda de Paseos y Jardines, pues hay tres vacantes por jubilación. El expediente empezó el 21 de noviembre de 1944. Figura su domicilio como Vivero del Dos de Mayo, con buenos antecedentes político-sociales y buena conducta moral, pública y privada. En esos momentos Eufronio cuenta con 28 años, está casado y ya estaba prestando servicios al Ayuntamiento como dulzainero y obrero de la Corporación de Paseos y Jardines. Solicita ser admitido para acceder al examen de la plaza de Guarda de Paseos y Jardines. Gracias a estos informes, sabemos que Eufronio participó en la guerra civil del lado del bando nacional perteneciendo al reemplazo de 1937 con los méritos de haber servido en campaña 18 meses, siendo condecorado con la Medalla de Campaña, la Cruz Roja del Mérito Militar y la Cruz de Guerra y haber sido herido una vez. Bueno, pues tras todo esto, se cita a Eufronio un 14 de marzo de 1945 a presentarse para el examen de Guarda de Paseos y Jardines el día 22 a las 16:30 horas. Eufronio aprobó los diversos ejercicios del examen y tomó posesión de la plaza en el Ayuntamiento un 6 de marzo de 1945 ante el alcalde D. Carlos Quintana Palacios. [Sig. 19-3316]

    Este expediente recoge el nombramiento de Eufronio Ovejero Muñoz como Guarda Particular Jurado. Fechado en 1945, nos permite saber que en ese momento Eufronio contaba con 30 años y además nos aporta descripciones físicas de su persona: 1,64 m de estatura, pelo y ojos negros, nariz recta, cara redonda y color sano. Su cargo en ese momento era de Guarda de Paseos y Jardines. [Sig.19-5252]

    Nuevo expediente de 26 de junio de 1956. Eufronio presenta instancia para Guarda Especialista en Jardines, añadiendo tarjeta de familia numerosa, certificado de distinción como herido de campaña, certificado de buena conducta y servicios prestados de la oficina de Combatientes, FET y JONS, certificado de servicios prestados en campaña 1939 y condecoraciones. Hacen constar que desde el 15 de abril de 1956 es interino como Guarda Especialista en Vivero de la Quinta y está considerado como un magnífico funcionario, sin antecedentes desfavorables. El ejercicio se convocó para el 11 de febrero de 1958 a las 12 horas en la casa consistorial y consistió en un tema sobre árboles existentes en parques públicos, el aprovechamiento de la hoja y de los productos de los árboles no frutales y dos problemas matemáticos. El 8 de febrero de 1958 la Comisión Municipal Permanente nombra a Eufronio Guarda Especialista del Cuerpo de Paseos y Jardines. [Sig. 19-6242]

    La mujer de Eufronio, Victoria Hortelano Tudela, solicita que se le conceda socorro para gastos de sepelio por el fallecimiento de su esposo el 17 de noviembre de 1963. Figuran los servicios prestados del fallecido:

    – Guarda de Paseos Interino del 2 de marzo de 1944 al 5 de abril de 1945 (1 año, 1 mes y 3 días).

    – Guarda de Paseos en Propiedad del 6 de abril de 1945 al 25 de febrero de 1958 (12 años, 10 meses y 19 días).

    – Guarda Especialista en Propiedad del 26 de febrero de 1958 al 17 de noviembre de 1963 (5 años, 8 meses y 22 días).

    En total, ha prestado servicios durante 19 años, 8 meses y 14 días.

    Ayuda que fue concedida el 27 de noviembre de 1963. [Sig. 19-7355]

    Simón Altable Vivar

    El 11 de marzo de 1963 se le comunica a Simón Altable Vivar (gaitero) el traslado de destino como obrero eventual como Guarda de Jardines. Gracias a este expediente sabemos que Simón Altable se casó con Luisa Vicario y que tuvieron cuatro hijos: Charo, Julián, Simón y Luisa. [Sig. AD-4898/12]

    Como datos complementarios, añadir que nació en Burgos en octubre de 1913 y a los pocos días fue trasladado a Mecerreyes, siendo esta localidad desde entonces su ciudad. La afición por la música se manifiesta a edad muy temprana; Lidio Portal, músico de la banda del Regimiento de San Marcial, le enseña solfeo y los secretos que necesita conocer un buen dulzainero, instrumento que desde entonces no abandona. En 1934, con el citado Lidio y otros componentes, forma parte de la orquesta de dulzaineros Los Anises, formación musical que estuvo muchos años en activo. El año 1955 se instala en Burgos como dulzainero del Ayuntamiento, y participa desde entonces en todos los actos municipales. Al crearse en 1979 la Escuela Municipal de Dulzaina, Simón Altable pasa a ser profesor de ella, magisterio que abandona en 1997, año en el que diversas asociaciones y organismos le tributan numerosos homenajes. En su vida musical realiza diversas grabaciones, algunas individuales —Simón Altable y Miguel Alonso, dulzaineros de Burgos— y otras tocando con los grupos Orégano, Diego Porcelos y Yesca, habiendo actuado en Alemania, Francia, Portugal, Bélgica y otros países.

    Simón falleció a los 85 años de edad el martes, 15 de mayo de 2001, y, aparte de la esquela familiar, en el Diario de Burgos encontramos esquelas de sus compañeros del colectivo Atabal, del grupo de dulzaineros de Castrillo de Murcia, de los Amigos de la Dulzaina, de los danzantes, tetines y dulzaineros municipales, así como de la Escuela Municipal de Dulzaina.

    Alejandro Céspedes Resines

    Expediente de 1990, promovido por la Sección de Gobierno en la que se entrega el título de Buen Vecino de Burgos a D. Alejandro Céspedes como reconocimiento de sus méritos a favor de los burgaleses, tanto en aspecto cultural como benéfico, artístico y formativo, durante los 25 años de ejercicio de su labor sacerdotal. El acto tuvo lugar en la casa consistorial el sábado, 17 de noviembre de 1990, a las 12 de la mañana. [Sig. AD-9597/3]

    Alejandro Céspedes nació en Medina de Pomar en octubre de 1933, ingresa de joven en el seminario burgalés, ordenándose sacerdote en julio de 1956. Desempeñó su cargo como sacerdote en Briviesca, Quintanamanvirgo y en la parroquia del Salvador de Capiscol. En 1964 comienza una importante actividad socio-cultural promoviendo y colaborando en todo tipo de eventos culturales, especialmente relacionados con la música y la tradición popular. Aficionado desde pequeño a la música, en 1978 comienza a tocar con un grupo de la peña San Juan del Monte, y dos años después, en 1980, impulsa la creación de una Escuela de Dulzaineros en Capiscol, siendo párroco de la iglesia de El Salvador. Construye más de 600 dulzainas ante la carencia de ellas y es el germen de la Escuela Municipal de Música junto con Teófilo Arroyo Callejo. Así mismo, promueve la recuperación de las campanas y los campaneros, la escolanía de la catedral y funda el Consejo de Barrio, el primero de Burgos. Toda su actividad está enfocada a recuperar y desarrollar la cultura popular, como una fórmula participativa. Recopiló más de 200 canciones inéditas de los pueblos burgaleses y recuperó diversas tradiciones, como «pingar el mayo» en Capiscol. Fue subdirector del Orfeón Burgalés y fue premiado en varias ocasiones en el Concurso de Recuperación de Música Popular Castellana organizado por la FAE. En 1989 se le otorgó el título Buen Vecino del Ayuntamiento de Burgos. En el año 2002, el Colectivo de Artesanos Coarte le hizo entrega del título de Artesano del Año.

    Falleció en Burgos el 11 de agosto de 2010, cuando contaba con 76 años de edad.

    Teófilo Arroyo Callejo

    Si bien su figura ya ha sido desglosada en esta propia revista en mi artículo «Teófilo Arroyo, burgalés insigne», como pequeño resumen podemos recordar que nació en Sotillo de la Ribera en 1909, siendo hijo y nieto de dulzaineros, que con apenas 9 años comienza a tocar y desde los 15 acompaña a su padre y hermanos tocando por diversas localidades. Se le considera un auténtico compositor y adaptador del cancionero castellano; sus composiciones se recopilan en el trabajo Música popular burgalesa para dulzaina. Fundador y director de la Escuela Municipal de Dulzaina de Burgos, ha recibido el Premio Nacional de Dulzaina en 1968 y en 1982 es nombrado Hijo Adoptivo de Burgos. Muere en la capital burgalesa en 1989.

    Miguel Alonso Gómez

    Tal y como se nos cuenta en el Diccionario de Burgos, nace en Burgos en 1962. Dulzainero, aprendió de forma autodidacta hasta convertirse en gran especialista. Director de la Escuela Municipal de Dulzaina, centro por el que han pasado 2 000 alumnos desde que asumiera el cargo en 1988, sigue la tradición de grandes maestros como Teófilo Arroyo, de la saga de dulzaineros de Sotillo de la Ribera, y Simón Altable. Miguel Alonso ha llevado con su dulzaina la música tradicional de Castilla a prácticamente toda la geografía española y en el extranjero a Portugal, Francia, Italia, Malta, Inglaterra, Rusia, China, EE. UU., Hungría o México. En su larga lista de actividades destaca su colaboración desde hace más de 20 años con el Colectivo Yesca, su labor con el Comité de Folklore Ciudad de Burgos (del que es secretario) y la presidencia de la Asociación Cultural de Amigos de la Dulzaina. También fue fundador de los grupos Alto Riesgo y Atabal, dulzainero municipal del Ayuntamiento de Burgos y precursor en interpretar su instrumento predilecto con otros tan dispares como sintetizadores, teclados, bajos, violines, saxofones, guitarras o acordeones. Por ello, en el IV Certamen de Dulzaina organizado por la Escuela de Folklore Plaza Castilla de Madrid le dedican un homenaje en 2009.

    Dulzaineros y redoblantes por orden de aparición

  • José Izquierdo, de Haro (La Rioja).
  • Valentín Izquierdo y Francisco Izquierdo (redoblante), de Haro (La Rioja).
  • Chamarreta (redoblante).
  • Casimiro Morras, de San Millán de la Cogolla (La Rioja).
  • Esteban Heras.
  • Esteban de Pablo, apodado el Arandino.
  • Benito Córdoba.
  • Dámaso Fernández (redoblante).
  • Nemesio Cilleruelo Velasco, de Sotillo de la Ribera (Burgos).
  • Mariano Abajo Castrillo.
  • Valentín Izquierdo.
  • Víctor Ruiz (redoblante).
  • Victoriano Alonso (redoblante).
  • Cipriano Fernández (redoblante).
  • Agapito Andrés (redoblante).
  • Martín Antón Murga.
  • Saturnino González Vivar.
  • Victoriano Alonso.
  • Vicente Benito Cuñado.
  • Abdón Gárate Simón.
  • Manuel Abajo Rodríguez (redoblante).
  • Vicente Benito Simón.
  • Luis Benito Viñé.
  • Arsenio Iglesias Santamaría (redoblante).
  • Manuel Abajo Rodríguez (redoblante).
  • Simón Altable Vivar.
  • Rufino Andrés, de Arauzo de Miel (Burgos).
  • Eufronio Ovejero, apodado el Calines.
  • Lidio Portal Arribas.
  • Teófilo Arroyo Callejo.
  • Máximo Mediavilla (redoblante).
  • Miguel Alonso Gómez.
  • Eusebio Izquierdo (redoblante).
  • Carlos Urrez.
  • Alejandro Céspedes Resines.


  • BIBLIOGRAFÍA


    http://www.aytoburgos.es/archivo/conoce-el-archivo/el-archivo-municipal/el-archivo-municipal

    Valdivielso Arce, Jaime L. «Crisis, decadencia y recuperación de la dulzaina y otros instrumentos de música popular en la provincia de Burgos». Revista de Folklore n.º 156, año 1993.

    http://www.todocoleccion.net/discos-vinilo/clarineros-dulzaineros-ayuntamiento-burgos-marchas-ciudad-burgos-n-3-n-4~x9790296

    Ortega Barriuso F. Diccionario de la cultura en Burgos, siglo xx. Ed. Dossoles Burgos, 2001.

    Ortega Barriuso F. Diccionario de la cultura en Burgos, 2001-2010. Ed. Dossoles Burgos, 2012.

    Blanco del Val, Alfredo. «Teófilo Arroyo, burgalés insigne». Revista de Folklore n.º 415, año 2016.

    http://campaners.com/php/textos.php?text=4129

    Diario de Burgos: miércoles, 16 de mayo de 2001. Página 45, esquelas.

    http://todostenemosundoble.blogspot.com.es/2016/10/52-dulzaineros-de-burgos.html

    http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Vivir/20100812/pastor/unido/arte/6344AF49-F10E-23A6-59DBA72FF510CB25

    http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Vivir/20090311/miguel/alonso/toque/burgos/F274596F-1A64-968D-59EDA45AB2FA710D