Fundación Joaquín Díaz
Museo de la Música, Colección Luis Delgado


Instrumentos Musicales en los Museos de Urueña


Instrumentos Musicales en los Museos de Urueña

Gusli de Novgorod


Bajo el término gusli se agrupan diferentes cordófonos procedentes de Rusia y de otros países. Esto se debe a que la raíz eslava de la palabra, gosl, significa cuerda. Por regla general se refiere a diferentes tipos de psalterio, en su mayoría de forma trapezoidal. Es decir, a cordófonos sin mástil cuyas cuerdas se tensan entre dos puentes y paralelamente a la caja de resonancia. Curiosamente también se llama gusle a una flauta de bisel en algunas regiones de la Rusia Occidental y de Bielorrusa. También encontramos algún instrumento de cuerda frotada en Bosnia y Herzegovina con este mismo nombre.

El que nos ocupa es un instrumento muy curioso, tanto en esquema de construcción, como en su técnica de interpretación. Se trata del Gusli de la región rusa de Novgorod. Una sola pieza de madera excavada forma el cuerpo alargado y ligeramente trapezoidal del instrumento. Mide unos 750 centímetros de largo. La tapa armónica que continúa la redondeada forma del resto del instrumento, cierra la caja de resonancia. En la parte superior, la más ancha del trapecio ya que éste está invertido, hay un amplio orificio que separa el cuerpo resonante del clavijero. Esta cavidad permite introducir una mano al intérprete, que coloca sus dedos entre las cinco cuerdas de que consta, apagando aquellas que no desea que suenen, para con la otra mano rasguear las cuerdas por la parte inferior. Esta técnica recuerda claramente a las liras de la antigua Grecia y a las liras que con frecuencia aparecen en los manuscritos medievales, generalmente tañidas por el Rey David.

Unos ejemplares de Gusli de Novgorod, datado entre los siglos XIII y XIV, se conservan en el Museo Glinka de Cultura Musical, en Rusia.

Este instrumento se exhibe en el Museo de la Música de Urueña, colección Luis Delgado.



Todos los instrumentos