Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

La música festera en la revista de fiestas de moros y cristianos de Alcoy (1971-1994): un análisis documental (2)

BOTELLA NICOLAS, Ana María

Publicado en el año 2016 en la Revista de Folklore número 407.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 407 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Resumen

En este trabajo se recoge todo el contenido musical referente a la fiesta presente en la Revista de Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy desde el año 1971 hasta el año 1994. Se realiza un análisis de contenido de toda la producción musical festera en forma de artículos, reseñas o programas de fiesta. Se ha llevado a cabo una metodología de análisis documental basada en reunir, seleccionar y analizar los datos de los documentos impresos en formato revista.

Palabras clave

Alcoy, música festera, Fiesta de Moros y Cristianos, análisis documental.

Siguiendo con la investigación sobre la música festera y su presencia en la Revista de Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, en la Revista del año 1971 se dice que el 25 de octubre se celebró el Festival de Música Festera, esta vez en su VII edición, sobre el tema pasodobles dianeros. Se le vuelve a dar la categoría de concurso-festival, con lo que pensamos que no se han puesto de acuerdo al haber utilizado uno u otro vocablo indistintamente para referirse a él. La asociación tiene pensado modificar el concurso para ediciones posteriores:

Concurrieron 21 obras originales, habiéndose desestimado 7 por no reunir las condiciones exigidas en las bases. Las 14 obras restantes fueron interpretadas por las Bandas Nueva del Iris, bajo la dirección de D. Alfonso Selles Cabrera, y La Primitiva, dirigida por D. Fernando de Mora Carbonell; no faltando la acostumbrada actuación de la Coral Polifónica Alcoyana. Por votación del público asistente fueron premiados los pasodobles dianeros FET A POSTA de D. Miguel Picó Biosca, y PEPITO GISBERT, de D. José Insa Martínez, 1° y 2° premio respectivamente, de cuyas partituras la Asociación editará 250 ejemplares[1].

Adrián Espí Valdés, cronista de la Asociación de San Jorge, relata en la crónica del año 1970 que a «las diez en punto, y ante la fachada del Excmo. Ayuntamiento, La “Unión Musical” bajo la batuta del maestro Mompeán Valenzuela, rasgó el ambiente festero con las notas vibrantes de nuestro “Himno de Fiestas”»[2]. Por tanto, parece que ha desaparecido el Concurso de la Fiesta del Pasodoble y el Himno que se interpreta no es el oficial de la fiesta, pues más adelante el cronista se refiere al Himno de Barrachina con el apelativo de «oficial»:

A las 7,30 de la tarde del viernes 24, se inicia el desfile de las corporaciones musicales, desfile que finaliza en la plaza de España. Allí, debidamente agrupados por familias instrumentales, y bajo la batuta del maestro Rodrigo A. de Santiago, expresamente llegado a nuestra ciudad para este bello acto, se interpretó el «Himno Oficial de Fiestas», del inmortal Barrachina, vitoreado y aplaudido por el compacto público que llena el recinto[3].

Rafael Coloma Payá firma el artículo «La Banda Unión Musical `Llanero´ de honor» en el que se describe la relación de esta banda con la Filà Llana, e incluso se habla de la primera vez que las Fiestas de Moros y Cristianos se acompañaron con música de banda, precisamente con esta filà y su banda de milicianos nacionales. Desde este año de 1971, la Unión Musical y la Filà Llana comienzan a tener una relación que ya dura más de tres décadas[4].

Terminado el apartado «Alcoy y sus músicos», se inicia uno nuevo, «Del Alcoy musical» (del que solo daremos referencia del primer artículo por nuestro interés musical), con el trabajo «Del Alcoy musical y folklórico» de Ernesto Valor Calatayud. En esta reseña se señalan auténticas personalidades del mundo musical alcoyano que han compuesto música para la Fiesta, aparte de otro tipo de producción musical. Tal es el caso de Juan Cantó Francés, Gonzalo Barrachina Sellés, Camilo Pérez Monllor, Evaristo Pérez Monllor, Camilo Pérez Laporta, Gonzalo Blanes Colomer o Amando Blanquer Ponsoda[5].

La Sociedad Musical Maestro Orts de Gayanes también constituye objeto de estudio en la Revista de este año y es otra de las bandas no locales que acompañan a las comparsas en los días que dura la Fiesta. Francisco Pastor, autor del artículo «Sociedad Musical Maestro Orts», nos dice que esta banda acompañó a la Filà Ligeros por lo menos en el año 1947[6].

En la Revista del año 1972, el secretario de la Asociación de San Jorge redacta la memoria de actividades del año anterior y comenta que se ha modificado el Festival de Música Festera y se vuelve a contar con un jurado técnico a nivel musical, ya que el sistema anterior mereció críticas y la reprobación por parte del público:

En vista de las críticas que mereció por parte de prensa y público el certamen en el año anterior, se estudiaron nuevas bases en reuniones conjuntas con representantes de las corporaciones musicales de la localidad, aprobándose en definitiva las bases que han regido el VIII Festival de Música Festera, cuyas principales innovaciones han consistido en una selección previa, de las obras presentadas, por un Jurado exclusivamente técnico y por la existencia de varios Jurados para la concesión de los premios en los que estaban representados los Directores de las Corporaciones Musicales, cinco Primers Trons de cada bando, Moro y Cristiano, y cinco miembros de la Junta Directiva de la Asociación. El certamen celebrado el día 24 de Octubre, fue un éxito y la organización y el sistema de votación merecieron el beneplácito de todos los que lo presenciaron. El resultado del certamen fue el siguiente: Fueron presentadas al VIII Concurso de Música Festera 10 marchas moras, de las que por el Jurado técnico se seleccionaron las cinco siguientes que se interpretaron en el Teatro Calderón el día 24 de Octubre: Jafia, Chache, Bon Capità, El President, y Contestania, resultando premiadas, con el primer premio Bon Capità, de la que resultó ser su autor D. José Mª Ferrero Pastor, de Onteniente, y en segundo lugar El President, de D. Miguel Picó Biosca, de Cocentaina[7].

La crónica de Fiestas relatada este año y referida, como sabemos, al año anterior, hace balance del desarrollo de la Fiesta de Moros y Cristianos. En el acto de la Gloria, la Corporación Musical de E. y D., dirigida por el maestro Mompeán Valenzuela «desfiló por la calle de San Nicolás, con la marcha “Bonus Cristianus”, de José Mª Ferrero, con acompañamiento de timbales, siendo su gesto enormemente festejado y aplaudido por el innumerable público»[8]. El Dia dels Músics (21 de abril) fue «pasado por agua», como continúa comentando el cronista. Las bandas de música desfilaron bajo una leve lluvia pero muy molesta y a las 20:30, «bajo la batuta del compositor Sanchís Porta, en el anfiteatro de la plaza de España las notas del inmortal Himno de la Fiesta, del maestro Barrachina, apiñaba los corazones y los fundía en uno solo, mientras un mar de paraguas recogía la insistente lluvia en una noche que es antesala y entremés gustosísimo del gran manjar festivo»[9].

Un artículo de Rafael Coloma Payá, «Llana», referido a los orígenes de esta comparsa, vuelve a poner de relieve que fue la primera que desfiló con música y sustituyó los atabales y chirimías por una banda musical:

La Llana fue la primera comparsa que se hizo acompañar de banda de música en los actos de fiestas; hasta 1817, las «filaes» lo hacían con trompetas y cajas solamente, en la Entrada y Paseos; mas, ese año, la Llana contrató para las fiestas a la Banda del Batallón de Milicianos Nacionales, la única que había aquel entonces en Alcoy, y tal fue el éxito que los directores de los festejos le concedieron el privilegio de abrir la marcha en la Entrada y que en la Llana figurase el capitán moro, relegando a la «filà» que tenía este cargo al segundo lugar de la formación[10].

Más adelante advertimos un artículo muy interesante firmado por Ernesto Valor Calatayud, «Inventario discográfico de nuestra Música Festera», en el que realiza una recopilación de los discos que hasta el momento están editados: Ecos del Levante español, Alcoy en fiestas, Ecos del Serpis (que incluía tres discos), Mi Alcoy, Alicante en fiestas y Un programa español. Del disco Ecos del Levante Español se seleccionaron dos pasodobles, «Ecos del Levante» y «El Capitán», para formar un segundo disco[11]. El éxito fue muy grande y constituyó una importantísima contribución al mercado discográfico del momento.

La banda de música de Gorga, El Delirio, es la base para la redacción del siguiente trabajo, obra de Victoria Molla Carchano. En «La banda de música de Gorga `El Delirio´», se ratifica la estrecha vinculación de esta banda con la ciudad de Alcoy por la amistad sincera con los alcoyanos y por haber participado en la Fiesta durante muchos años. En este sentido, se cita el año 1922 y las Fiestas de San Jorge como la fecha en la que esta banda amenizó «los actos que celebró la “filà Vascos”. Desde esta fecha han tomado parte en las fiestas de San Jorge todos los años hasta la fecha, en distintas “Filaes”. La última es la “filà Cides”»[12].

En la Revista del año 1973, y siguiendo con la dinámica de todos los años, se reseña la celebración de la IX edición del Festival de Música Festera, al que fueron presentadas seis partituras y se rechazó una por no ajustarse a las bases. Teniendo en cuenta todas las fuentes consultadas después de la lectura de la Revista, advertimos un error —creemos que tipográfico— en la concesión de los premios, pues los intercambian; es decir, le dan al segundo la categoría del primero y viceversa: «… obtuvo el Primer premio, dotado con 10.000 pesetas y la edición de 250 ejemplares, la obra titulada FOMENTO MUSICAL, de la que resultó ser su autor D. José Pérez Vilaplana, Director de la Unión Musical Contestana, quedando clasificada en 2° lugar GENTILEZA 72, también del mismo autor, la que se editará junto con la primera»[13].

El cronista de la Asociación de San Jorge, Adrián Espí Valdés, daba cuenta del Dia dels Músics y de la dirección del Himno de la Fiesta por el maestro José Esteve Solbes: «“El Himne de la Festa” fue dirigido por el maestro José Esteve Solbes, convecino director de la corporación musical de Muro de Alcoy, y el fuego de artificio bordó en el firmamento alcoyano, ya encapotado, la palmera de la esperanza y la alegría»[14].

Rafael Escoda Martí publica el trabajo «Filà Judíos», donde se apunta que esta comparsa «fue conocida como “HILADA PRIMERA DE SEDA”, siendo una de las primeras que tomó parte en el desfile de la entrada de moros con banda de música, puesto que en un principio los moros y cristianos se hacían acompañar por bandas de tambores y trompetas»[15].

Continuando con la lectura de la Revista, nos sorprende gratamente el artículo «Homenaje» del músico alcoyano Amando Blanquer Ponsoda, en el cual, detrás de la palabra homenaje, se esconden dos páginas de exaltación a la música festera. Opina que debemos dignificar esta música y aumentar la calidad de las composiciones. Extraemos unas líneas que expresan este pensamiento:

Nadie que conozca nuestras fiestas de moros y cristianos ignora la importancia que en ellas tiene la música: fiesta y música, música y fiesta, son dos cosas que se funden en un solo elemento […]. Hoy por hoy, el aspecto musical de la «festa» descansa, por lo general, en estas modestas agrupaciones bandísticas, bueno sería cuidar la calidad de las músicas que ejecutan. […] Y es que el instinto de nuestros compositores presentía, con inequívoca exactitud, las grandes posibilidades que ofrecían musicalmente nuestras fiestas. […] Hagamos nosotros, modestos músicos, para que la antorcha no se apague, sirviéndola con el lenguaje de nuestro tiempo, no con músicas estereotipadas, sino salidas de nuestra complejidad humana más radical y sincera, y la Asociación de San Jorge, con su proverbial celo, que estimule la producción de auténticas partituras, con categoría de arte, para unas fiestas de moros y cristianos cada vez mejores y más universales[16].

La Sociedad Musical Santa Cecilia de Campo de Mirra (Alicante) es otra de las corporaciones musicales que participó en la fiesta de Alcoy en estos años y constituyó la base para un artículo del mismo nombre. Su director, que además firma el artículo, José Martínez Serrano, dice que «desde 1968, nuestra corporación actúa en la maravillosa fiesta de Alcoy»[17].

La Revista del año 1974, dentro de la memoria que todos los años realiza la Asociación de San Jorge, dedica unas líneas a comentar cómo fue el X Concurso Festival de Música Festera, en la modalidad pasodoble dianero: «Fueron presentadas 21 partituras, de las que por un Jurado Técnico fueron seleccionadas 9 e interpretadas por la Banda Nueva del Iris el día 28 de Octubre. Mereció el primer premio la obra presentada por D. Francisco Esteve, titulada LA PLANA»[18].

El Dia dels Músics y la interpretación del Himno de la Fiesta también aparecen reflejados por el cronista de la Asociación San Jorge:

Con un ambiente pictórico, la noche del sábado 28, «Nit dels músics», se convirtió en la mejor antesala festera. Al anochecer, quince corporaciones musicales desfilaron por la avenida del Generalísimo y San Lorenzo hasta la plaza de España donde a continuación, y bajo la batuta del compositor D. José Pérez Vilaplana, director de la Unión Musical Contestana, fue interpretado el Himno de la Fiesta, coreado por muchos y aplaudido por todos[19].

Y, siguiendo con la crónica y durante la Entrada Mora, merecen comentario unas letras que podemos leer sobre el desfile de la Filà Miqueros, el cual ensalza el cronista, excepto la música que se usó para tal acto: «Lo único que desentonaba era la melodía de “Mami Blues” interpretada por su corporación musical. ¡Y qué mal uso, se nos ocurre pensar, se hace con nuestra música escrita exprofeso para estos desfiles! Sinceramente, resulta ridículo y totalmente ajeno a la fiesta»[20]. Parece que la música alcoyana compuesta ex profeso para la Fiesta está dejándose de lado a favor de innovaciones musicales que no hacen otra cosa que causar malestar y desconcierto.

Jaime Coderch Santonja publica el trabajo «Filà Mozárabes» que resume las andaduras de esta filà desde sus inicios. Destaca el hecho de que la filà ha estado acompañada siempre por la misma banda de música, lo que hace estrechar los vínculos de unión entre las dos formaciones:

Desde el año 1939, la Filà ha tenido una sola banda de música: la Instructiva Musical de Alfarrasí, caso que creemos único, si se exceptúan les filaes en las que actúan músicas de Alcoy. Son 34 años ininterrumpidos de convivencia con la misma Banda, con la que existen unos lazos de compenetración y camaradería que hacen que todos seamos festeros de la misma Filà[21].

A continuación se abre una nueva sección, «Entidades musicales alcoyanas», que la Revista dedica a las bandas de música de Alcoy. La primera de ellas es la Primitiva. En el trabajo «Corporación musical `Primitiva´», Ernesto Valor Calatayud recopila la historia de esta formación y subraya sus peculiaridades. En este recorrido podemos leer varias líneas referidas a la música festera:

A este último, se debe la paternidad de la «marcha mora», con acompañamiento de diferentes elementos de percusión —vulgo «carabasetes»—, concebida exprofesamente para la entrada de moros. «A-ben-Amet», era su título, estrenada por la «Primitiva» en las fiestas sanjorgistas de 1907, año en que Pérez Verdú estuvo al frente de la banda […]. En honor a la verdad, señalaremos, que la «Primitiva» ha sido la primera banda «amateur» que cuenta en su haber la grabación de siete discos gramofónicos y dos «musicassettes», de cuidadas selecciones de música festera y alcoyana, pasodobles y marchas festeras de gran impacto popular, para los registros «Fonópolis S. L.» y «EMI-ODEON». Desde 1904, año en que hizo su presentación la «filà ABENCERRAJES» en las fiestas sanjorgistas, la banda toma parte activa en las mismas y en la misma «filà»…[22].

En la Revista del año 1975, como ya viene siendo la tónica general de años atrás, se hace una reseña del Concurso de Composición de Música Festera, en este caso de la edición XI correspondiente al año 1974:

En la modalidad de marcha mora, se presentaron 7 marchas de las que fueron seleccionadas 6 e interpretadas en el Teatro Calderón por la Banda Unión Musical de Educación y Descanso el día 27 de Octubre, como acto final de la Semana Festera del Mig Any. El Jurado otorgó el primer premio a Ana-Bel, de D. Enrique Llácer Soler «Regolí» y el segundo a Ben-Amer de D. Francisco Esteve Pastor[23].

El comentario escrito sobre el Dia dels Músics y la interpretación del Himno de la Fiesta se hace, un año más, a través de la pluma del cronista de la Asociación de San Jorge: «El maestro alcoyano D. Luis Blanes Arques, toma la batuta para dirigir el viejo “Sig”, del maestro Gonzalo Barrachina, desde 1917 declarado por la Asociación de San Jorge “Himno de la Fiesta”»[24]. Y nos llama la atención, como el año anterior, que cada vez se interprete menos música alcoyana en favor de otras músicas, como así lo expresaba Adrián Espí Valdés: «Una gran entrada ésta de 1974, más reposada que la cristiana en función, seguramente, del cambio de ritmo musical, más pastoso y sensual. Eso sí —y ya lo denunciábamos en pasadas ocasiones—: cada vez se interpreta menos música alcoyana, en favor, sin embargo, de arreglos y piezas que, inspiradas en las nuestras, nos llegan de fuera»[25].

El trabajo publicado por Jorge Vidrianes, «Francisco Pérez Pascual. `Paco Sou´», nos habla de obras festeras dedicadas a este cabo de escuadra[26] y a su familia:

En 1916 el maestro Evaristo Pérez Monllor, muy amigo de la familia, especialmente de Francisco Pérez Torres, padre de Paco «Sou», estrena el pasodoble, dianero y marchoso […]. También Evaristo Pérez Monllor había escrito en 1911 «El Turista», dedicado a Pérez Torres, hijo de Miguel Pérez Domínguez, «Micalet Sou», el fundador de los «Sou», para quien se compusiera ya en 1898 un pasodoble […]. Al nombre de Felipe Pascual hay que añadir más tarde, al término de la guerra civil española, en 1942, concretamente el del capitán moro Francisco Pérez Torres, que desfila al frente de los Abencerrajes, músico como es de la «Primitiva» y licorero de acreditada fama, para quien Camilo Pérez Monllor escribe en tan singular ocasión la marcha mora «El Cadid Il-Ben-Sou», que la música de «Apolo» interpreta de manera excepcional aquella tarde abrileña[27].

Siguiendo con la serie de bandas de Alcoy, la Revista dedica unas páginas a la Banda Nueva del Iris que tomó parte por primera vez en la Fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy con la Filà Judíos[28]. Para terminar el repaso de la Revista del año 1975, resaltamos unas líneas anónimas sobre la importancia de la música en la Fiesta: «La fiesta de Moros y Cristianos es historia, es tradición, es colorido, es acendrada devoción y es, con igual medida, música. ¿Qué sería nuestra Diana sin su “pasodoble sentat”? ¿Y qué la Entrada de Moros sin su marcha pastosa y sensual? Primeros papeles, en consecuencia. La música siempre ha sido arte supremo»[29].

La Revista del año 1976 coincide con el VII centenario del patronazgo de san Jorge y, por tanto, se multiplican los actos conmemorativos en torno a la Fiesta. Dentro de la memoria de actividades se recogen varias noticias: por una parte, la música sigue formando parte de los actos de la ciudad y de la vida de los alcoyanos:

El 18 de Octubre, con masiva asistencia de público, la participación nutrida de niños de los centros escolares de la población, y la intervención de las tres Bandas de Música de la localidad, que recorrieron diversas calles al son de pasodobles festeros, para concentrarse en la Plaza de España, se leyó el Pregón del VII Centenario por el Ilmo. Sr. D. Rafael Terol Aznar, Alcalde de la Ciudad, y se cerró el acto con el Himno de la Fiesta cantado por los asistentes…[30].

Por otra parte, se da cuenta del XII Concurso Festival de Música Festera, celebrado en el «Teatro Calderón, en el que participaron 6 marchas cristianas, resultando premiada en primer lugar la obra titulada “Als Cristians”, de D. José Mª Valls Satorres, y en segundo “Ja baixa l’àguila”, de D. Enrique Esteve Pastor»[31].

Adrián Espí Valdés, que sigue como cronista de la Asociación San Jorge, relata varios acontecimientos musicales de la Fiesta del año 1975:

A las 6,30 de la mañana se colocó el cartel anunciador en la fachada del Ayuntamiento a la vez que se interpretaba el Himno de la Fiesta, y la música recorría las calles alcoyanas en alegre «despertà» […]. La Unión Musical de Educación y Descanso ataca con entusiasmo las notas del tradicional «Sig» del maestro Barrachina […]. El bando moro forma con la Música Nueva —reciente titulación de la corporación, el mismo que llevaba cuando se fundara en el siglo anterior— que «arranca» con «Suspiros del Serpis». Los cristianos y «La Primitiva» marchan con el pasodoble «Petrel» […]. La fiesta del pasodoble —en la que han intervenido nueve corporaciones musicales— ha resultado ser ese entremés que se paladea con regusto, pero con prisas, a la espera del plato fuerte. En el podium de la plaza de España Enrique Llácer «Regolí» dirige el Himno de la Fiesta. […] El pasodoble con que comienza el desfile de los moros, con la filà Chano en cabecera se titula «San Jorge». De vez en vez se perciben las notas eternas, inmarcesibles, de «Camino de rosas», «Evocación», «Comandante Aguilera», «Ateneo Musical» o «Brisas otoñales», un repertorio antológico que nos hace recordar otros años, otros abriles[32].

José M.ª Ferrero Pastor publica el artículo «La marcha cristiana», en el que hace referencia al compositor Amando Blanquer Ponsoda como el primer compositor de un género perfectamente ajustado al desfile cristiano y necesario para la Fiesta. Pero, a la vez, muestra su indignación hacia las bandas de música y los músicos en general, pues no se han preocupado de cuidar esta nueva forma e incluso se pregunta por qué el bando cristiano no desfila con este tipo de música y lo exige:

Juan Cantó dio a luz su «Mohamet» y la descendencia es envidiable. Pérez Verdú creó «Abencerraje» y no digamos de su proliferación. Amando Blanquer descubre «Alleluya» y pasan los años sin que sus raíces se extiendan. ¿Por qué? Mi opinión, repito, es que los del Bando Cristiano deben exigir, por lo menos en las «Entradas», que sus Bandas de Música interpreten estas «marchas cristianas». De este modo desfilarían a ritmo de metrónomo 80, que a mi parecer es el más apropiado. Indudablemente, la «filà» o comparsa ganaría en solemnidad y la brillantez del acto se haría mucho más interesante[33].

La tercera de las bandas alcoyanas, la Unión Musical, también constituye motivo de trabajo, publicado por Vicente Ivorra Pujalte. «La Unión Musical. Después de la Vella y la Nova otra banda de música se crea en Alcoy» es un artículo que recoge toda la andadura de esta corporación musical, a la vez que destaca la importancia de la ciudad como formadora de músicos y creadora de agrupaciones musicales muy prestigiosas. Como acompañante de comparsas en la fiesta de Alcoy, el autor nos dice que:

En cuanto a la participación en nuestras fiestas de Moros y Cristianos, puede decirse que desde aquellos inicios de finales de siglo pasado nunca ha dejado de actuar en las mismas, conociéndose las más recientes en la «Filà Mudéjares», «Filà Guzmanes» y a partir de 1947 en la «Filà Llana», habiéndole concedido el título de «Llanero de Honor» al cumplir los veinticinco años en el pasado 1972[34].

En la sección «Del Alcoy musical», Ernesto Valor Calatayud publica el trabajo «Concursos y festivales de música festera original», donde realiza un recorrido por este concurso desde el año 1949 hasta el actual de 1975. A lo largo de este camino, Valor Calatayud ensalza el buen hacer del Ayuntamiento en su primera organización y se lamenta de que muchas de las partituras ganadoras solo se interpreten en atriles y no en las Entradas. Además, nos da referencia de las bases del mismo:

Se convocó este concurso que duró nada menos que catorce años (1949-1962), premiándose y editándose, muy pulcramente, unas partituras que, de impecabilísimo contexto musical, tanto técnico como temático, quedaron —váyase a saber el porqué— casi exclusivamente para ser interpretadas sobre atriles. […] Como en aquel concurso del año 1949 que organizó el Municipio, en éste también se precisaba que las composiciones «habrán de tener la característica del ritmo y la expresión festera alcoyana» remachando que «aparte de la inspiración y técnica, se tendrán en cuenta que éstas sean aptas para desfilar en los actos festeros»[35].

En la Revista del año 1977 se da noticia, dentro de la memoria de la Asociación de San Jorge, del XIII Concurso Festival de Música Festera en la modalidad pasodoble dianero:

Se interpretaron 9 obras, de las que resultaron premiadas en primer lugar «Brisas de Mariola» de D. Francisco Esteve Pastor. Y clasificada en segundo lugar «Imposibles», de D. José María Ferrero Pastor. Finalizó el acto con el Himno de la Fiesta interpretado conjuntamente por la Banda Música Nueva y la Coral Polifónica Alcoyana, a los que se unió el público asistente[36].

En la crónica de la Fiesta, leemos cómo en el acto de la Gloria las tres corporaciones musicales de la ciudad acompañaron a los dos sargentos mayores y «echaron a andar con sendos pasodobles de auténtico corte y señorío: “El Fusteret”, “Sueños de artista” y “El Capitán”, de Biosca, San José y Laporta, respectivamente»[37].

Más adelante, el cronista de la asociación da cuenta de que el Dia dels Músics presentó una novedad con respecto a ediciones anteriores, ya que vuelve a hablarse del certamen musical de las bandas de música: «El Certamen Musical celebrado en el templete de la Glorieta Primo de Rivera, y que dio como corporación ganadora a la Unión Musical de Cocentaina, seguida por la de Onteniente, fue un poderoso aliciente. Después ya en la plaza de España, la interpretación del Himno de la Fiesta bajo la batuta de Gregorio Casasempere Juan […] fue un rotundo éxito»[38].

Destacamos como hecho importante que es la primera vez que encontramos por escrito las marchas interpretadas en las Entradas, pero sin autor. Habrá que esperar a la Revista del año 1983 para leer el nombre de todas las obras festeras con sus compositores. Dentro de los actos del VII centenario del patronazgo de San Jorge que protagonizó Alcoy durante 1976, destacan diversos acontecimientos musicales que el cronista Espí Valdés enumera así:

22 de noviembre de 1975.- Concierto de las corporaciones Unión Musical de Educación y Descanso, Música Nueva y «Primitiva», y de las tres conjuntas, bajo la batuta de Amando Blanquer Ponsoda. 22 de febrero de 1976.- Concierto extraordinario de la Música Nueva. Los domingos 28 de marzo, 4 y 11 de abril, se celebran los conciertos de Música Festera de las entidades locales. 24 de octubre Concierto XIII Concurso Música Festera[39].

En la Revista del año 1978, el cronista hace la reseña de la celebración del XVI (por error, pues es el XIV) Festival de Música Festera, en el que participaron siete obras en la modalidad de marcha mora. «Se otorgó el primer premio a “MUDÉJARES”, de la que resultó ser su autor D. Francisco Esteve Pastor, y clasificada en segundo lugar “PENÁGUILA”, de D. José María Valls Satorres[40]. En la página siguiente podemos leer que se ha editado una tirada de 250 ejemplares de las marchas premiadas en el último Concurso de Música Festera»[41].

En la crónica de lo que fue la Fiesta el año anterior, en el Día de la Gloria se describe la participación de las bandas de música: «Desde el campanario de Santa María los bronces cantaban el Aleluya mientras los pasodobles se sucedían ininterrumpidamente: “Festa alcoiana” en la Unión Musical, “Petrel” en la Música “Nueva” y “Primavera” en la “Primitiva”»[42]. El Dia dels Músics se describe así:

Por la tarde de este día 21 se celebra el desfile de las bandas de música. Comienza a las 7’40 y la primera en intervenir en el acto es la Instructiva Musical de Alfarrasí, que lo hace con el pasodoble «Monóvar». Intervienen las tres corporaciones alcoyanas, desfilando sin gorra la Unión Musical y la Nueva, tal y como hicieran también en las dos «Glorias». Cierra tan musical acto la «Primitiva» con el pasodoble «Evocación». El podio de la plaza de España lo ocupa el maestro Mompeán Valenzuela para dirigir el «Himno de la Fiesta», de Gonzalo Barrachina, coreado por el público y aplaudido en diversos fragmentos de la partitura[43].

Más adelante se apunta que, en la Entrada, la comparsa Tomasinas desfila al son de una marcha cristiana, lo cual indica que cada vez se está utilizando un poco más este nuevo género. También se escribe sobre las marchas de algunas de las filaes: «Las notas de la marcha “Zoraidamir” envuelven su paso triunfal, mientras que diferentes trofeos conquistados a los moros en cien batallas redondean su pompa. […] Los Vascos desfilan después al son de “Gentileza 72”, […] Abencerrajes desfilando con música “made in” Alcoy…»[44].

En el artículo de «Moros y Cristianos, las preguntas de una experiencia», Ricardo Sanmartín Arce comenta brevemente la importancia de la música en la Fiesta y las características de las dos marchas: «El ritmo casi marcial de la música cristiana y el envolvente y hondo sonido de la música mora con su sensual ritmo, parecen usar la analogía para expresar esos distintos principios morales de la ley cristiana y la mora»[45].

En la Revista del año 1979, dentro de la memoria de la Asociación de San Jorge del año anterior, aparece la referencia al XV Festival de Música Festera, este año en la modalidad de marcha cristiana. Se presentaron al concurso ocho partituras de las cuales resultaron ganadoras «ROGER DE LAURIA, del autor alcoyano, residente en Madrid, D. José María Valls Satorres y el segundo a D. José María Ferrero Pastor por su composición APÓSTOL POETA»[46].

En la crónica de la Fiesta, se nos detallan los momentos más importantes del año anterior y así podemos leer en algunas líneas del acto de la Gloria y del Himno de la Fiesta, lo siguiente:

La Unión Musical arranca el desfile con el pasodoble «Gloria al trabajo», de Teixidor; la Corporación Nueva con el bando moro interpreta «Unión Musical de Sax», del maestro Villar, a las diez horas y diez minutos; y la «Primitiva» irrumpe con «Romaxe a Franqueira», de Groba, acompañando a los cristianos. […] La gloria infantil arrancó desde el Partidor a las 11’30 con el bando moro y la Unión Musical que interpretó el pasodoble de Villar «Segisa» […]. A las 7’30 de la tarde se inicia el desfile de bandas de música con la Unión Musical de Alcoy, y se cierra con la Unión Musical Beniatjarense, de Beniatjar. A continuación el compositor Carlos Palacio empuña la batuta para dirigir la célebre partitura de Barrachina, el Himno de la Fiesta[47].

Sobre las distintas obras festeras que acompañan a las comparsas cristianas en La Entrada, el cronista nos da noticia de algunas de ellas:

A los Labradores corresponde la escuadra del «mig», fina, elegante, pictórica, de poderosos símbolos. Alguien la calificará de «la aristocracia del campo y la huerta». La música que acompaña tiene empaque y señorío: «Bonus Cristianus». […] La filà Navarros totalmente uniformada, hasta en los niños, hace su entrada en doble escuadra, como los Mozárabes, las dos únicas del bando cristiano, interpretando en todo el recorrido la marcha cristiana «Rodella i Capità», estrenada que fue el año del VII Centenario. […] Como curiosidad diremos que el repertorio musical ha sido, dentro de lo que cabe, bastante variado, interpretándose, entre otras, las siguientes partituras: «Zoraidamir», «Ragon Falez», «Gentileza 72», «El trompeta David», «Comandante Aguilera», «El desichat», «Primavera», «Alcodianos»[48].

Sobre la música en la Entrada Mora, podemos ver variedad y riqueza musical, pero nos sorprende leer que solo la Filà Abencerrajes desfila con música genuinamente alcoyana. El resto de obras no son de autores alcoyanos, aunque muchas de ellas han ganado el Concurso de Composición de Música Festera de Alcoy:

La filà Cordón va delante, es la capitana de 1978 […], la banda musical de Cuatretonda le acompaña, así como chirimías de Onil lo rodean prestándole un especial ambiente oriental. […] Después los Abencerrajes, única fila que interpreta música netamente alcoyana, gracias, desde luego, a la Corporación «La Primitiva». […] La entrada de moros, brillante por la densidad de «festers», por la cadencia de la música «Llanero i president», «Mudéjares», «El moro del Cinc», «Marrakesch», «Als Berebers», «A mons pares», «Voluntad de fer»[49].

Es importante destacar que, a partir de este año de 1979, se hace referencia a las bandas que acompañaron a las escoltas del capitán moro y cristiano y a las escuadras especiales junto con las bandas de música que actuaron en la Fiesta en los dos bandos.

Un artículo de José M.ª Perea Soro, «Moros y Cristianos», pone de manifiesto que la música es muy importante en la fiesta de Alcoy:

Piezas como «Pep el Xocolater», «Chimo», «Abencerrajes», «El Capità» o «El Moro de Cinc» son obras musicales insustituibles en esta geografía festera. No se concibe esta fiesta sin esa algarabía enloquecedora, sin esa fiebre travoltiana que hace mecerse, balancearse suavemente, a fester y espectadores. La música logra que el público pase a ser protagonista[50].

En la Revista del año 1980, se escribe sobre la memoria de la Asociación de San Jorge y se relata cómo se desarrolló la XVI edición del Festival de Música Festera bajo la modalidad de pasodoble dianero. El jurado otorgó el primer premio a Aitana, de Tomás Olcina Ribes y el segundo premio a Homenaje, de Francisco Esteve Pastor. De las veintidós partituras presentadas, se seleccionaron ocho en el teatro del colegio de los salesianos, que pasaron a la final en un concierto organizado en el Teatro Circo de Alcoy[51].

El cronista de la Asociación de San Jorge relata la parte musical de la Fiesta así:

A la diez en punto, como está anunciado, la corporación «Unión Musical» interpreta, entre aplausos, el Himno de la Fiesta. Las campanas de Santa María no se sumarán al acto hasta pasados ocho minutos, cuando ya la propia banda ha comenzado su desfile al compás del pasodoble «Jordiet», del maestro Gregorio Casasempere. A las 10’10 arranca el bando moro con la banda «Música Nueva», que ejecuta «Suspiros del Serpis», de Pepiquet Carbonell, y diez minutos después lo hacen los cristianos con la «Primitiva», que interpreta «Petrel», del compositor Miguel Villar […]. En la «bandeja» se ha puesto el podium desde el cual el maestro Rafael Giner Estruch, sobradamente conocido en nuestra ciudad, autor de «El moro del Cinc» y de «Alcodianos», ha de dirigir la partitura de Barrachina. A las ocho menos diez de la tarde entra en la plaza la primera banda, la «Unión Musical» de Alcoy, después lo hacen, entre otras, las corporaciones de Benejama, Luchente, Beniatjar, Navarrés, Cuatretonda, Alfarrasí, Sella, Chella, «Música Nueva» y «Primitiva», que cierra el desfile. Al pie del estrado está el maestro de ceremonias Gregorio Casasempere, y le acompañan Enrique Luis Sanus y Vicente Boronat. La plaza aparece, como suele decirse, «de bote en bote»[52].

Cada vez se hace más referencia a la música que se interpreta en las Entradas Mora y Cristiana. Los comentarios musicales también se cuidan mucho y se argumentan mejor. Los grupos de percusionistas aparecen en la Fiesta acompañando a alguna filà:

La banda «Primitiva» interpreta «Als Cristians» detrás de la escuadra especial, espléndida de color y línea, guerrera, diríase que muy propia para los Cruzados […]. Con «Zoraidamir» desfilan los otros cruzados […]. Los Guzmanes con la Unión Musical de Alcoy interpretando «Roger de Lauria» […]. Los Navarros su entrada en doble escuadra y al ritmo de la partitura «Rodella y Capità», cerrando su desfile […]. Con «Bonus Cristianus», una marcha de excelente factura, acaba la mañana […]. En la filà Verdes hay un grupo de percusionistas que está formado por festers de la propia entidad —y así lo veremos también en los Abencerrajes—, interpretando esa marcha, diríase que célebre y emotiva para estos «festers»: «Moro Verd» […]. La banda «Primitiva» pone la nota musical, como todos los años, con una partitura netamente e históricamente alcoyana: «Uzul el Meselmin» o «L’Entrà dels moros», teniendo, como se ha indicado antes, un equipo de percusionistas propio[53].

En un apartado de la Revista, «Facetas de la Fiesta», se hace referencia a un homenaje al compositor alcoyano Gregorio Casasempere Juan el domingo, 9 de marzo. Al concierto celebrado para tal ocasión asistieron seis entidades musicales de Alcoy: Armónica Alcoyana, Unión Musical, Música Nueva, Banda Primitiva, Coral Polifónica Alcoyana y Sinfónica Alcoyana. Se interpretaron exclusivamente obras de compositores de la localidad, como Barrachina, Cantó, Blanes o Jordá[54].

Ernesto Valor Calatayud escribe un artículo, «Ante el I Centenario de la Música Festera», sobre la marcha mora y sus principales compositores, donde destaca la figura del creador de la primera marcha mora, Antonio Pérez Verdú: «Lo que de verdad interesa y a nosotros nos ha interesado dejar memoria escrita aquí es de la paternidad de la marcha mora y que a un músico alcoyano se debe ello: el maestro Antonio Pérez Verdú. Su título: “A BEN AMET”, y la fecha de su estreno: abril de 1907»[55].

Adrián Espí Valdés publica el artículo «Los flecos del centenario», donde recoge todos los actos que tuvieron lugar en la conmemoración del VII Centenario del Patronazgo de San Jorge y, en especial, los dedicados a la música[56].

En el «Noticiario y miscelánea» de la Revista, aparece una reseña sobre un nuevo disco festero, «Ja Baixen», que una agrupación de las bandas alcoyanas Música Nueva y Unión Musical grabó en Madrid. En esta misma sección se escriben unas líneas sobre la Primitiva, al cumplir siglo y medio de existencia. Se la ensalza por su participación desde siempre en la Fiesta de Moros y Cristianos y por custodiar un archivo de partituras escritas ex profeso para la ocasión[57].

La primera noticia musical que tenemos en la Revista del año 1981 es la referencia a la XVII edición del Festival de Música Festera en la modalidad de marcha mora. Se presentaron catorce partituras de las que resultaron ganadoras, «en primer lugar, las tituladas ALS LIGEROS, de Pedro Joaquín Francés Sanjuán, y en segundo, BEN-HUDZAIL, de José Mª Valls Satorres»[58]. Dentro de los actos de la Fiesta, el cronista, como todos los años, nos deja reseña de todo lo acontecido en el terreno musical, del acto de la Gloria, del Dia dels Músics y de las bandas de música desfilando en las Entradas:

La Unión Musical lleva a su repertorio: «Brisas de Mariola», «Darí», «Drach alat» y «Aitana». La Música Nueva, y con ella el bando moro, desfila con «Daniel Juan», «Cuco», «Luchando», «Aitana» y «Juan Torregrosa». La Primitiva, detrás de los cristianos, realiza su recorrido con: «El capitán», «Remigiet», «Chordiet» y «Chano», lo que nos complace de nuevo, pues ahora que tanto se habla de la música festera, y quizá en los foros no demasiado especializados, la música festera alcoyana está dando el «do de pecho» de verdad. […] A las 7’45 entra la corporación musical Primitiva en la plaza de España, después la Unión Musical Turisense, las bandas de Navarrés, Alfarrasí, Bolbaite, Beniatjar, Cuatretonda, etc., hasta sumar un total de trece, que distribuidas en la bandeja, y agrupados los instrumentos, interpretan el himno de la fiesta bajo la experta batuta de Enrique Castro Gamarra. […] Los pasodobles, ésos que aquí hemos bautizado como sentats, se suceden en un desfile inigualable de color y armonía: «Daniel Juan», «Cuco», «Chordiet», «Luchando», «Peña el Flare, «Ateneo musical», «Brisas otoñales», «El Kaiser el Yedit», «Rafael el Fuster», «Krooger», «Musical Apolo». […] La entrada de Cristianos ha constituido, sin lugar a dudas, un auténtico éxito, por lo trabada, por lo regular en su marcha, por lo variada en su musicalidad: «Zoraidamir», «Als cristians», «Rodella i Capità», «Tayol» y un largo repertorio cada vez más afianzado y apropiado para este desfile. Los concursos de música festera han dado ya su fruto, no cabe ninguna duda. […] Hasta la propia escuadra de Abencerrajes con la Primitiva a sus espaldas, interpretando «L’Entrà dels moros»[59].


Es evidente que la música festera está teniendo cada vez más importancia y peso en la Fiesta alcoyana. Las obras se componen ex profeso para ella gracias, en buena parte, al Concurso de Composición de Música Festera.

Pascual Gisbert Agulló publica en la Revista de este año el artículo «Medio siglo de ausencia», donde relata los cincuenta años que ha estado alejado de Alcoy y cómo recuerda, sobre todo, la música festera:

La música festera, nuestros cantos, era una de las cosas que más vivamente mantenían mi recuerdo de las fiestas de San Jorge. De ello me gloriaba yo ante mis conocidos mahometanos diciéndoles que en mi tierra, en mi patria chica, Alcoy, habían desarrollado unos aires musicales que son como una síntesis entre la música árabe y la española, cual no se había hecho en ninguna parte del mundo. No recordaba yo los títulos de las piezas, pero aquellas notas, vivaces, solemnes, nostálgicas, alegraban mi mente y llenaban el corazón[60].

A continuación, encontramos la sección «Centenario de la música festera», en la cual se suceden una serie de trabajos que merecen ser destacados. Empecemos por el de Moisés Davia Soriano, «La música en los Moros y Cristianos de Alcoy», quien presenta un artículo breve, pero intenso, pues se expresa así:

Es música escrita, destinada, estrenada e inspirada especialmente para estas solemnes, marciales, alegres fiestas, para su idiosincrasia y que, además, es aprobada cara al público, democráticamente, con un Jurado amplio y responsable, salido de todas las entidades comprometidas. Caso único y maravilloso, modelo de la importancia que tiene —y se le da— a la música en este pueblo artista por excelencia[61].

Además, apoya el Concurso de Composición de Música Festera, pues considera que «ha enriquecido cuantitativa y cualitativamente el acervo artístico de estas fiestas (aunque luego esta música alcoyana pase a otras poblaciones que también celebran Moros y Cristianos)»[62]. Se confirma que la música festera es genuina de Alcoy y que otros pueblos la «toman prestada» para sus fiestas. El segundo artículo, «Aquí, la música», de Francisco Esteve Pastor, expresa la disconformidad de su autor sobre la música festera que se compone últimamente:

Mi entender es que la música festera necesita un ritmo y cadencia que haga que las filaes formen muy a su gusto, pero no es menos cierto que se puede conseguir mejorando las composiciones sin caer en la necesidad de hacer forzosamente obras simples, monótonas[63].

También opina sobre la marcha cristiana, de la que está seguro de que no está totalmente definida, y anima a sus compañeros compositores para que consigan darle un nuevo aire:

Sé que la MARCHA CRISTIANA no está todavía definida, y los del Bando Cristiano tienen todo su derecho en poseer su propia música más representativa. No la tienen todavía y es por nuestra exclusiva culpa. Seamos conscientes de ello y volquemos al máximo nuestra imaginación por conseguir lo que creo es nuestro deber para con ellos[64].

A pesar de que Amando Blanquer Ponsoda ha compuesto en el año 1958 la primera marcha cristiana para que desfilen las comparsas cristianas, esta no ha sido del todo bien acogida, pues el sentir general de los compositores es la existencia de un vacío musical en este género:

Si conseguimos entre todos una definición válida de la Marcha Cristiana, habremos dado un paso de gigante y poseeremos un molde en que basarnos para futuras partituras. Habremos conseguido, además, los tres motivos musicales requeridos en la música festera en toda su dimensión[65].

Esos tres motivos musicales a los que se refiere son el pasodoble, la marcha mora y la cristiana, que no están completos por no terminar de definirse esta última.

El siguiente trabajo es de Ernesto Valor Calatayud: «Al voltant de la figura del mestre Joan Cantó, i del primer centenari de la música festera». El autor realiza un recorrido por la vida del músico Joan Cantó, a la vez que pide a la organización del Concurso de Composición de Música Festera dignificación para con ella y más valentía en la elección de las piezas ganadoras:

… els Jurats —siguen els que siguen—, tenen que ser de lo mes valents, per a lo que no s’ajuste a lo marcadament fester, tant en ritme com en temàtica, com en construcció musical, puix que ho rebujen i en pau. Ya està bé de ramploneries i estrambotismes sense cap, sense cua i sense res, que van deixant-nos caure, com a «música festera», alguns compositors de la darrera fornà. Repetim, i repetirem fins la sacietat, que hem de ser valents de veritat, i premiar coses dignes i que dignifiquen a la festa i a la Música Festera, de la que tant hui en dia està parlant-se i no cap dubte que’s parlarà més i més, i a vore’r si, ¡per fi!, ix algo de vertadera categoria musical que li done tot el relleu que mereix esta conmemoració centenària[66].

El tercero de los trabajos, «La música en las Fiestas de San Jorge», lo firma el compositor alcoyano Amando Blanquer Ponsoda. El autor destaca las características que tiene la música festera alcoyana que la diferencian de otras músicas y la hacen genuina: «A parte una valoración técnica, es incuestionable que esta música [se refiere a la festera de Alcoy] posee un acusado carácter, personalísimo, que trasciende la funcionalidad de la Fiesta para traducir el alma, el sentir, las formas de vida, del pueblo alcoyano»[67]. Además, aboga por una música festera de tipo religioso o litúrgico que permanece en el olvido, aunque considera que es una empresa difícil de llevar a cabo:

La música «festera», evidentemente, no se limita a las «Entradas» y «Dianas»; existe otra faceta de índole religiosa y litúrgica de gran importancia. La solemnidad y singularidad de los actos religiosos solicita, sin lugar a dudas, una música original. Si distinguimos el carácter de las músicas destinadas a las «Dianas» y «Entradas», ¿por qué no hemos de intentar lo propio en los actos religiosos?[68].

El último trabajo sobre la música festera lo escribe Vicente Pla Candela: «En torno a una valoración de la `marcha mora´». El autor escribe principalmente sobre la génesis de la marcha mora y se plantea la finalidad de este género musical, si realmente es para el desfile o tiene entidad propia como tal. En cualquier caso, considera que debe componerse sentidamente y pensando que sin ella no existiría la Fiesta:

Queda hacer una reflexión que supongo se planteará cualquier autor y es la de si entendemos la marcha mora como una pieza exclusivamente funcional o como una pieza musical con entidad propia. Es decir, si la marcha es algo para «acompañar» simplemente un desfile o es algo más. Es muy importante. […] Aunque no se pretenda llegar a cimas muy elevadas en este campo de la composición, muy difícil por otra parte dada su extensión y su «destino», debemos procurar, al menos, que se despierte en el ánimo del ambiente festero una seria preocupación por elevar el nivel artístico de este patrimonio musical sin cuya existencia sería imposible el desarrollo de la fiesta[69].

Un trabajo, esta vez anónimo, sobre los concursos de música festera vuelve a llenar las páginas de la Revista con el título «Una limpia ejecutoria. Los certámenes musicales». El artículo se limita a recoger los datos sobre el Concurso de Composición de Música Festera desde que lo celebraba el Ayuntamiento (1949-1962) hasta que pasó a manos de la Asociación San Jorge (1964-1980). Detalla obras ganadoras, primeros y segundos premios y sus compositores[70].

En el apartado de la «Gaceta Festera» se da noticia de la publicación por parte de la UNDEF de boletines destinados por entero a la música festera[71].

La importancia de esta música se refleja en la portada de la Revista del año 1982, pues aparece en letras mayúsculas: Primer Centenario de la Música Festera Alcoyana. En la memoria de la Asociación de San Jorge se señala que una obra importante ha sido la creación, dentro del Casal, del salón de música, inaugurado entre las actividades del Mig Any y como una aportación al I Centenario de la Música Festera Alcoyana[72]. El XVIII Festival de Música Festera estuvo integrado en la conmemoración centenaria de la partitura Mahomet, del autor alcoyano Juan Cantó Francés. El concurso se desarrolla, en esta ocasión especial, en las tres modalidades:

El Concurso abarcaba las tres modalidades de música para la Fiesta de Moros y Cristianos, y su audición tuvo lugar en el Teatro Circo de Alcoy en el mes de octubre: El día 11 para Marchas Cristianas, el 18 para Pasodobles «Sentats», y el 25 para Marchas Moras. Los premios fueron los siguientes:

Marchas Cristianas:

1° Premio.-«Ix el Cristià», de don José Mª Valls Satorres.

2° Premio.-«Jaume I el Conqueridor», de don José Albero Francés.

Pasodobles «Sentats»:

1° Premio.-«Palomar en Fiestas», de don Vicente Guerrero Guerrero.

2° Premio.-«Felanitx», de don Bernabé Sanchís Porta.

Marchas Moras:

1° Premio.-«Un moro Mudéjar», de don Rafael Mullor Grau.

2° Premio.-«Abrahim Zulemas», de don José Mª Valls Satorres[73].

Además, el cronista deja reseña de los diversos actos que se realizaron para celebrar dicha conmemoración:

El Concierto de la Orquesta Nacional de Música Árabe del Cairo patrocinado por el Excelentísimo Ayuntamiento y que tuvo lugar en el mes de julio en el Teatro Calderón.

El día 9 de octubre, en la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, se presentó la edición de la partitura «Mahomet», patrocinada por el Banco de Bilbao y completó el acto la conferencia del musicólogo alcoyano, don Ernesto Valor Calatayud. Asimismo se tributó homenaje a las Corporaciones Musicales de la localidad con una exposición fotográfica «Camp».

El 14 de octubre, en el Salón del Excmo. Ayuntamiento, fue presentado el LP editado por la Sección de Música del Instituto de Estudios Alicantinos.

Cerró el ciclo de actos organizados por la Asociación de San Jorge en el Mig-Any, dedicados a la música festera alcoyana, el homenaje a los compositores de música festera, que tuvo lugar en el Círculo Industrial en el transcurso de un almuerzo, en el que se entregaron los premios de los últimos concursos y medalla conmemorativa del I Centenario de Música Festera Alcoyana[74].

Respecto a la crónica de la Fiesta, el narrador da buena cuenta de todos los actos musicales: «Y la Gloria arranca a su hora después de ser interpretado el “Himno de la Festa” por la Unión Musical. Con “Krounger” arrancan los cristianos y la “Primitiva”. […] Dígase también, que la Unión Musical ha precedido a los dos bandos al son de “El Fusteret”, un espléndido pasodoble “sentat”»[75]. El Himno de la Fiesta este año es dirigido, por primera vez en la historia alcoyana, por una mujer: «Pilar Mompó Aracil —la primera mujer que empuña la batuta en este acto tan emotivo— tarda unos minutos en aparecer en la plaza de España»[76]. Se deja latente la cantidad de piezas festeras, en este caso pasodobles, que se interpretan ese año en la Fiesta: «Los pasodobles que se interpretan: “¡Oh artista!”, “Chano”, “Evocación”, “Ateneo Musical”, “Guspaf”, “La plana de Muro”, “Remigiet”, “Chordiet”, “Fiesta en la aldea”, “La Peña el Flare”, “A mi Buñol”, “Aitana”, “Festa alcoyana”, “Daniel Juan”, “Monóvar”, “Brisas del Clariano”, “Sueños de artista”, “Abraham Molina Mur”»[77].

Sobre la Entrada Cristiana, apenas comenta unas líneas: solo la música referida a la comparsa Aragoneses, que ya comienza a integrar cualquier tipo de sonido que produzca ruido. Tenemos que tener presente que todavía no está afianzada la marcha cristiana como tal para el desfile: «… y un acompañamiento musical con la “Primitiva” de Alcoy interpretando, de manera muy especial por la originalidad de la percusión —gong, campanas, sonidos metálicos— la espléndida partitura del maestro Ferrero “Bonus Christianus”»[78].

Sobre la Entrada Mora, se escribe:

A los acordes de «Jamalajá» llegan los fieros guerreros a la plaza de España que saluda la presencia de las fuerzas agarenas con el redoblar de sus campanas. […] La «Primitiva» interpreta, indefectiblemente, «Uzul-El-Meselmin», o lo que resulta lo mismo: esa originalísima pieza, madre y maestra para muchas más, que es «L’Éntrà dels moros»[79] del maestro Pérez Monllor. […] La corporación musical interpreta el último premio del Certamen de la Asociación de San Jorge: «Als Ligeros». […] También resulta impecable la entrada de los Verdes a los sones de esa preciosa pieza que es «Moros Verts», del compositor Manuel Sagi Echevarría. […] La banda muy bien equipada de percusionistas. […] y la marcha que se interpreta, «Deu de veta», acompaña a la perfección a los escuadreros[80].

La alusión a la música en la Revista de Fiestas aumenta cada año. En este de 1981 se reseñan unos actos culturales anteriores a los días festeros en los que la música es la protagonista. No los trascribiremos aquí por ser muy numerosos, pero sí diremos, afianzándonos en nuestra idea de que la marcha cristiana todavía no despunta, que se interpretaron 44 piezas festeras, de las cuales solo 3 fueron marchas cristianas[81].

Unas líneas más adelante, leemos un fragmento donde se dice que la autoría de la música festera corresponde a Alcoy:

En la sección destinada a la celebración del I Centenario de la Música Festera Alcoyana prestan su voz los compositores Moisés Davia Soriano, Francisco Esteve Pastor, Amando Blanquer Ponsoda, Rafael Giner Estruch, Vicente Pla Candela y Carlos Palacio García, glosando el fenómeno cultural que es y significa la música festera surgida aquí, en Alcoy, en 1880 con el pasodoble «La Primera Diana», y afianzándose dos años después con «Mahomet», ambas piezas del indiscutible maestro alcoyano Juan Cantó Francés[82].

Un artículo de Jorge Peidro Pastor, «Retrospectiva y actualidad de nuestra Fiesta», menciona la música festera, de la que dice que, gracias al concurso que organiza cada año la Asociación de San Jorge, han pasado de desfilar solo con marchas y pasodobles a hacerlo con marchas cristianas:

Porque tuvo que llegar 1958 para que una marcha, «Aleluya», cuyo autor —¡cómo no!— el alcoyano y maestro Amando Blanquer Ponsoda, dedicaba a la «filà» Vascos en su Alferecía del referido año, y que estrenaron con muy brillante éxito en su escuadra de esclavos, fuese el detonador que activaría, seguidamente, el renacer musical en las marchas cristianas[83].

Y llegamos al artículo «La música y la Fiesta» de Rafael Coloma Payá. En él se reflexiona sobre la música festera, desde los atables y añafiles, pasando por la Filà Llana al contratar una banda de música, hasta el timbal que es en estos momentos el instrumento que más está sonando en la Fiesta:

La música en las fiestas empieza como elemento accesorio y acaba siendo fundamental. […] El añafil y el tambor, pasaron a mejor vida; la trompeta quedó como escolta musical anunciadora del capitán; la flauta, para los solos maravillosos […]. Adquirió, sin embargo, mucha importancia un instrumento de membrana como es el timbal[84].

El artículo «Melodía en dos tiempos» habla del nacimiento del Concurso de Composición de Música Festera que acabó con la crisis iniciada al desaparecer el concurso de composición que había convocado el Ayuntamiento desde 1949 hasta 1962. Considera la música festera como algo fundamental en la Fiesta: «La música no es un accidente en nuestras Fiestas, sino algo fundamental y necesario, una razón de ser. Nuestras bandas constituyen una fuerza metódica que retarda o acelera el paso, da carácter a los desfiles y concreta la significación de los actos»[85].

Luis Blanes Arques escribe el trabajo «Significado cultural de la música festera alcoyana», donde realiza un recorrido histórico de la música en la Fiesta desde los primeros instrumentos de viento que acompañaron las comparsas hasta la composición del primer pasodoble ex profeso para la Fiesta, pasando por la primera filà que desfiló con banda de música:

Aquella innovación de la participación de las bandas de música en el desfile de «les filaes» es imitada por otras comparsas, y en 1832 ya es un hecho el que casi todas van acompañadas de sus respectivas bandas. […] Pero es en 1882, al hacer acto de presencia un nuevo pasodoble titulado «Mahomet», de Juan Cantó, cuando se inicia una nueva época en la música festera alcoyana[86].

Para terminar, comenta que las comparsas cristianas todavía no tienen una música clara para desfilar:

La marcha mora ya tiene su inconfundible gesto. ¿Y la marcha cristiana? Existen ya composiciones de marchas cristianas, aunque no son abundantes —yo conozco cuatro—, pero todavía no ha salido a la luz la que tenga el privilegio de una auténtica integración en la fiesta[87].

Son innumerables los artículos que sobre música festera se escriben en la Revista de este año 1982. El trabajo de Ismael Peidro Pastor, «En torno al primer centenario», vuelve a poner de manifiesto la importancia de la música festera, y en él se hace referencia al Dia dels Músics y a la desaparición del concurso del pasodoble:

Desaparecido el Concurso del Pasodoble, no por esto el «Dia dels músics» ha perdido su sentido de homenaje a la Música. Tal como se celebra desde hace algunos años, ese sentido posee, además, un espíritu de aliento popular insuperable. Se ha conservado el grandioso desfile de las bandas desde el Paseo de Cervantes a la Plaza de España. Y sin perder la magnificencia y la vistosidad de los de antes, ha ganado en expectación popular, pues lo presencia y lo aplaude más numeroso público, ansioso de acudir después al acto solemne de la interpretación del Himno Oficial de Fiestas[88].

Dos artículos sobre música festera, el primero anónimo y el segundo autoría de Miguel Villar González, cierran las páginas de la Revista de este año. El primero de ellos, «Han dirigido el `Himno de Fiestas´», cita todos los directores de la pieza del maestro Barrachina y explica la historia del Himno, desde que en 1964 se celebrara por última vez la Fiesta del Pasodoble hasta la actual interpretación en la plaza de España[89]. El segundo de los artículos, «La música en las Fiesta», trata de los pasodobles y marchas moras que acompañan los desfiles. Habla de que los cristianos desfilan al son de pasodobles, los moros hacen lo propio al son de marchas temperamentales y no moras, y dice que están «escritas por alcoyanos y otros seguidores (permítanme que difiera de los que llaman marchas moras, estas marchas están escritas dentro del sistema temperado, la mayoría de ellas están compuestas en tonalidad menor a la escala armónica, esto es, con el 7º grado alterado, produciéndose entre el 6º y el 7º grado una distancia de tono y medio, o sea una 2ª aumentada muy característica en esta clase de marchas)»[90]. Como muchos compositores que han plasmado sus opiniones en la Revista, está de acuerdo en que la música festera no debe encorsetarse y tiene que sufrir algún tipo de modificación, pues «si no se arregla todo me veo a las comparsas desfilar al son de “Los Pajaritos”»[91]. Opina que un problema importante reside en que las composiciones no están adaptadas a las bandas de música que cuentan con un número reducido de miembros:

En los concursos de música festera que se celebran, observo que las marchas para desfilar las comparsas moras son de bastante dificultad para ser interpretadas por esas bandas reducidas, por lo que éstas rehúyen de interpretarlas porque les resulta muy pesado. Opino que los jurados debían de tener en cuenta, a la hora de emitir su veredicto, la técnica, la belleza melódica y armónica y sobre todo la sencillez, para que cualquier Banda las pueda interpretar[92].

Vicente Javier Tena Melia escribe un trabajo, «Compositores alcoyanos en la biblioteca musical de compositores valencianos», en el cual realiza un breve estudio sobre cuatro compositores de esta localidad que aparecen en la citada biblioteca musical iniciada en Valencia en 1962. Sus nombres son: José Jordá Valor, José Espí Ulrich, Enrique García Muni y Amando Blanquer Ponsoda[93]. A continuación, encontramos las páginas de un anteproyecto de un inventario bibliográfico sobre la música en la Revista de Moros y Cristianos de un autor que firma con el seudónimo de «clave de sol»; hemos sabido que se trata de Adrián Espí Valdés. En él se hace eco de todo cuanto tiene que ver con la música, no necesariamente festera, a través de partituras, biografías de músicos, la prosa y el verso con la música como tema, corporaciones musicales, retratos, dibujos y óleos de músicos alcoyanos y la fotografía como tema musical[94].

En la Revista del año 1983, dentro de la memoria de la Asociación San Jorge, se escribe sobre el XIX Festival de Música Festera en la modalidad de marcha cristiana, premio Amando Blanquer Ponsoda. De las diecinueve partituras presentadas, el jurado otorgó el premio a la partitura L’Ambaixador Cristià, de Rafael Mullor Grau, y el segundo premio a la obra Alcodians Any 1276, de José M.ª Valls Satorres[95]. Dentro de la crónica de la Fiesta, se detallan, como viene siendo habitual, todos los actos de la Fiesta del año anterior y la música que se interpreta en ellos. Estos han sido:

La Unión Musical tiene el detalle, después de la interpretación del Himno Oficial de Fiestas, de iniciar su recorrido con el pasodoble «Mahomet» de Juan Cantó Francés. […] El bando moro con la Música Nueva arranca con «Guillermón», pieza de Julio Laporta Hellín. Los cristianos forman a continuación con la «Primitiva», que presenta un repertorio antológico: «Miquelet Sou», de 1896, y «El Capitán», de 1894, ambos pasodobles de Camilo Pérez Laporta, juntamente con «Musical Apolo», partitura de Amando Blanquer Ponsoda, premiada por el Excmo. Ayuntamiento en 1956[96].

A continuación, el cronista señala detalladamente los innumerables actos musicales que, con motivo de la conmemoración del I Centenario de la Música Festera Alcoyana, se realizaron el año anterior[97]. Valga a modo de ejemplo la trascripción del comienzo del texto que desarrollará sobre el tema festero musical:

1982 ha sido el año eminentemente musical. La música se ha convertido en la gran protagonista de la Fiesta. En torno a la música se han montado y celebrado actos de toda clase, y la música ha cobrado el interés excepcional que siempre ha merecido. […] Juan Cantó Francés dejó escrito, ahora hace la friolera de cien años justos, una partitura que, pensada exprofesamente para los Moros y Cristianos alcoyanos, tituló «Mahomet». Un pasodoble que llamaremos dianero, pero que por aquel entonces igual servía para un desfile que otro[98].

Sobre el Himno de la Fiesta, se cuenta cómo Amando Blanquer Ponsoda lo dirigió magistralmente: «… de nuevo Blanquer alza las manos para dar paso al “Himne de la Festa”, del maestro Barrachina. De nuevo los aplausos son atronadores…»[99].

Algunas de las obras que acompañaron a la Entrada Cristiana fueron estas:

Por ahí, por el itinerario dianero se han oído piezas como: «Chordiet», «Musical Apolo», «Krounger», «El K’sar el Yedid», «Peña el Flare», «Primavera» y «Brisas de Mariola». […] La Unión Musical de Alcoy interpreta para el capitán cristiano y andaluz «Mi Barcelona». […] Los Navarros es la filà que abre su marcha con unos motivos alusivos al acontecimiento musical que se festeja: cuatro chavales portan sendas cartelas anunciando el «Centenario de la Música Festera Alcoyana» y detrás de ellos otros zagales transportan a hombros una pequeña carroza cargada de instrumentos —bombardino, caja, platos, bandurria— con los papeles pautados del «Mahomet»[100].

Más adelante, se señala un hecho importante que atestigua cómo no todas las filaes desfilan con música alcoyana: «Hay que destacar —y que se le permita a uno la expansión y no se entienda como nepotismo— que esta filà ha estado enormemente atenta a la música festera, interpretando en todas sus actuaciones únicamente compositores alcoyanos hasta en la procesión general, con la marcha “Alcoy llora”, de Amando Blanquer»[101].

Y la Entrada Cristiana continúa:

«El Conqueridor» de Valls Satorres acompaña su entrada. […] La filà desfila apiñada, conduciendo su buena y abundante siembra infantil, en perfecta armonía, con banderas y con armas, a los aires del «Apóstol poeta». […] Al alférez asturiano le hace escolta la banda de Muro de Alcoy interpretando «Mi Barcelona». […] la participación de la Sociedad Musical de Algemesí, dirigida por Amando Blanquer e interpretando su «Marcha del Centenari»[102].

Por la tarde, la Entrada Mora deja las siguientes composiciones musicales:

La filà Abencerrajes, con la «Primitiva» y «Tarde de abril», de Blanquer, con percusionista y efectos especiales, nos transporta a un mundo inimaginado. […] La filà Ligeros que marca su cadencia al son de «Als Ligeros», uno de los premios —y de los logros— de los concursos musicales de la Asociación de San Jorge. […] La indiscutible marcha «Moros verdes» de Manuel Sagí acompaña la doble escuadra de «blancs». […] Las dos escuadras desfilan con «Llanero i President». […] La Banda de Adzaneta de Albaida va con la escuadra de esclavos, mientras que al alférez le ha acompañado la de Gayanes. «Als Ligeros» resuena de nuevo en la calle[103].

Como novedad, se incluyen en la Revista de este año todas las obras festeras que se interpretan en la Primera Diana y en las Entradas Moras y Cristianas[104]. Después, encontramos unas páginas dedicadas a los actos que tuvieron lugar para conmemorar el Centenario de la Música Festera Alcoyana, firmadas de nuevo por «clave de sol» (Adrián Espí Valdés), como: las fases finales de los concursos de marchas cristianas, pasodobles sentats y marchas moras en su XVIII edición; la convocatoria del XIX Festival de Música Festera; conciertos de música clásica; conciertos repaso de pasodobles; antología de la marcha mora; concierto-homenaje al compositor alcoyano José Carbonell García; estreno de la Missa a Sant Jordi de Amando Blanquer Ponsoda; concierto de dicho compositor y de Juan Cantó Francés, y homenajes a los compositores festeros[105].

El artículo de José M.ª Valls Satorres, «La música para la Fiesta», expresa que la música festera es algo más que una música para la Fiesta y que debemos pensar en sus cualidades musicales. Considera esencial que el compositor cree un estilo propio y piensa que «la música debe de enriquecerse con el tesoro de los cantos, danzas y elementos populares, fuentes de inspiración popular, que nos llevarán al gusto por los valores auténticos de nuestra fiesta»[106].

En el apartado de «Miscelánea», se anuncia la publicación de la obra Nostra Festa que comprende todos los elementos de la Fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy en cien fascículos. Está dividida en cuatro partes referentes a la historia, la trilogía, la proyección institucional y cultural y el hombre y la Fiesta[107].

En la Revista de Fiestas del año 1984, se reseña el XX Festival de Música Festera (por error escriben XIX) al que se presentaron veintidós partituras: «Por votación resultaron premiadas: 1.° Premio, “Tayo”, del compositor don Francisco Esteve Pastor, y clasificada en 2.° lugar, “Als Llaneros dianers”, del joven músico alcoyano Rafael Mullor Grau»[108]. Cabe señalar que en cada edición el número de partituras presentadas al concurso es mayor. Dentro de la crónica de la Fiesta, las obras interpretadas en los distintos actos son las siguientes:

Y la Unión Musical inicia la marcha del esperado acto (acto de la Gloria) sorprendiendo a todos: «Un moble més». Sí, la marcha de Julio Laporta. ¡Insólito! ¡Lo nunca hecho! ¡Lo hermoso! En ninguna parte está escrito que la corporación que acompaña a los caballeros tenga que interpretar éste o aquél pasodoble. […] por esta corporación artística, que a lo largo del recorrido interpretará también «Remigiet», «Certamen Musical» y «Daniel Juan», volviendo a entrar en la plaza de España cerca de la una de la tarde con «Un moble més», una pieza de antología. […] La Música Nueva, con el bando moro, inicia el recorrido con «Primavera», para pasar después al bello pasodoble «22 de abril», y la «Primitiva» arranca con «El Trasvaal», que dará paso a «Ecos de Levante» y «Krouger»[109].

Sobre el Dia del Músics y el Himno de Fiestas, el cronista señala lo siguiente:

El desfile de bandas de música que arrancaba con la de Puebla del Duc, puesto que las tres locales estaban ya en la plaza de España, de vuelta de la «Rosaleda». A las ocho, las dieciocho corporaciones musicales, mil quinientos profesores, son dirigidos por la experta y emocionada batuta del maestro Alfonso Sellés Cabrera, durante tantos años primer músico de la Nueva, y los aplausos se confunden con las notas, y el himno asciende a los espacios como salmario inconfundible[110].

Sobre la Entrada Cristiana, se apunta que:

… «El nostre», «Señorío Español», «La Voz de Buñol», «Musical Apolo», «Mi Barcelona», «Els apegats», «Brisas Otoñales», «Suspiros del Serpis», «Luchando», «Peña El Flare», «Señorial», «Els Chanos»... lista interminable de partituras inmortales. […] La «Primitiva» de Alcoy les acompaña con «L’Ambaixador cristià», la espectacular marcha cristiana del joven Rafael Mullor. […] Bravos Montañeses, lucen dos carrozas y desfilan al son del imprescindible «Desichat». […] La «Primitiva», que hace doblete esta mañana, interpreta la segunda marcha cristiana de la historia de la música festera, «Salmo», de Amando Blanquer, con un arreglo especial de percusión y sonidos metálicos[111].

La marcha cristiana está tomando cada vez más importancia y el pasodoble está quedando casi exclusivamente relegado a los Andaluces y Maseros que son las comparsas menos medievales de todas: no en vano representan a labradores y a la gente del campo. Aun así, si leemos muchos de los títulos escritos anteriormente, advertimos que las comparsas todavía desfilan con pasodobles y no solo con marchas.

Y en la Entrada Mora se interpretan las siguientes piezas:

Los Abencerrajes y la inimitable «L’Entrà dels moros». […] La filà de Ligeros y su «Als Ligeros». […] Los Verdes y su «Moros Verdes», de Manuel Sagi. […] Y la filà Chano y la Unión Musical Contestana que estrena «Als Chanos» del maestro Pérez Vilaplana. Los «Miqueros» y la «Nova» siguen, con ese enorme plantel de jóvenes y chavales que cubren, compactamente, la carrera. La filà Judíos con «Éxodo». […] Y la Unión Musical de Muro interpreta una excelente pieza, «Entre moros va la cosa», de Francisco Esteve Pastor[112].

En el apartado de las bandas de música que acompañaron a las filaes, aparece por primera vez el apartado de «Presencia de la música en la Fiesta», donde se indica en cada acto el nombre de la banda y la pieza interpretada, incluso el director del Himno de la Fiesta[113]. Además, se aclara que todas las obras marcadas con un asterisco son de primera interpretación[114].

Entre las líneas del artículo de Jorge Peidro Pastor, «Festers en el recuerdo. Luis Matarredona Ferrándiz», apreciamos que fue esta persona la que consiguió que Amando Blanquer Ponsoda compusiera para la Filà Vascos la marcha cristiana Aleluya, «usando y abusando de su amistad con el joven maestro musical alcoyano, Amando Blanquer Ponsoda, logra que éste crease la partitura de la primera marcha cristiana festera, “Aleluya”, y que la dedicase a la “filà” Vascos»[115].

Un nuevo artículo de música festera, «Música y músicos alcoyanos», continúa engrosando las páginas de la Revista de 1984. Su autor, José M.ª Valls Satorres, realiza un recorrido biográfico por obras de compositores como José Carbonell García, Gonzalo Blanes Colomer, Amando Blanquer Ponsoda, Camilo Pérez Laporta, Julio Laporta Hellín, Camilo Pérez Monllor, Enrique Llácer Soler, José Mira Carbonell, Enrique Juan Merín y Alfonso Sellés Cabrera[116].

Sobre la Filà Alcodianos, Adolfo Seguí Olcina escribe el artículo «Alcodianos, bodas de plata (1960-1984)». En él se dice que para las Fiestas de 1962 «la filà estrenó en la Entrada el pasodoble-marcha “Alcodianos” del maestro Rafael Giner Estruch, gentilmente dedicado por su autor a nuestra filà, marcha que ha permanecido en el atril hasta el momento»[117].

Continuando con trabajos publicados sobre comparsas, el siguiente artículo le corresponde a la Filà Vascos. Se escribe sobre ella el artículo «La filà Vascos cumple setenta y cinco años», autoría de J. P. P.[118]. Muchas de las manifestaciones que realiza esta filà para conmemorar una capitanía o una alferecía son actos que aluden a la música:

Estamos situados en 1920. Nuestra «filà» realiza un gran esfuerzo económico contratando a una de las bandas de música de Valencia, capital. ¡Es año de Capitán! […] Vienen 1946 y 1947. Son años de Cargo: Alférez y Capitán. Los Vascos, de nuevo, realizan un sobreesfuerzo y, en el primero, contratan a la Banda Unión Musical de Liria, con 72 plazas, para los tres días de la «Festa», dirigidos por el maestro Cebrián[119].

Además, también se apunta que fueron los primeros en uniformar a las bandas de música y en interpretar la primera marcha cristiana: «En 1943, nuestra “filà” es la primera del Bando Cristiano que indumenta a su banda de música con vestuario apropiado. […] Estrenamos la primera marcha cristiana: Aleluya, dedicada por su autor, don Amando Blanquer Ponsoda, a nuestra “filà”»[120].

En la Revista del año 1985, se señala que se han redactado nuevas bases para el XXI Festival de Música Festera. El jurado estuvo formado por don Rafael Casasempere Juan, don Amando Blanquer Ponsoda y don Juan Miguel Carbonell Gras: «El Jurado Calificador otorgó el primer premio a don Rafael Mullor Grau por su marcha mora “L’Entrà dels Negres”, y el segundo premio a don Francisco Esteve Pastor por la composición “Josele de la Llana”»[121]. Dentro de la crónica de la Fiesta del año anterior, se señala que el maestro José M.ª Valls Satorres dirigió el Himno del maestro Barrachina y que fue el año que mejor sonó: «Y hay que subrayar que fue este año, el 1984, cuando mejor ha sonado esta emotiva pieza musical, ejecutada por casi ochocientos músicos —782, concretamente— diestramente conducidos por la alcoyanísima intervención de nuestro compositor»[122].


Sigue en ... >


NOTAS

[1] ESPÍ, Camilo. «Memoria de actividades 1970», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1971): 11 y 12.

[2] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1970», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1971): 14.

[3] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1970», op. cit., p. 16.

[4] COLOMA, Rafael. «La Banda Unión Musical `Llanero´ de Honor», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1971): 71.

[5] VALOR, Ernesto. «Del Alcoy musical y folklórico», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1971): 76-79.

[6] PASTOR, Francisco. «Sociedad Musical Maestro Orts», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1971): 82.

[7] COMPANY, Carlos. «Memoria de actividades 1971», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1972): 12.

[8] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1971», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1972): 15.

[9] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1971», op. cit., p. 16.

[10] COLOMA, Rafael. «Llana», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1972): 29.

[11] VALOR, Ernesto. «Inventario discográfico de nuestra música festera», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos (1972): 73 y 74.

[12] MOLLA, Victoria. «La banda de música de Gorga `El Delirio´», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1972): 75.

[13] COMPANY, Carlos. «Memoria de actividades 1972», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1973): 9.

[14] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1972», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1973): 13.

[15] ESCODA, Rafael. «Filà Judíos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1973): 24.

[16] BLANQUER, Amando. «Homenaje», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1973): 52 y 53.

[17] MARTÍNEZ, José. «Sociedad Musical Santa Cecilia. Campo de Mirra (Alicante)», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1973): 67.

[18] COMPANY, Carlos. «Memoria de actividades 1973», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1974): 9.

[19] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1973», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1974): 12.

[20] ESPÍ, Adrián. «Crónica de Fiestas 1973», op. cit., p. 15.

[21] CODERCH, Jaime. «Filà Mozárabes», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1974): 27.

[22] VALOR, Ernesto. «Corporación musical `Primitiva´», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1974): 78 y 79.

[23] COMPANY, Carlos. «Memoria de actividades 1974», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1975): 9.

[24] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1974», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1975): 12.

[25] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1974», op. cit., p. 15.

[26] El cabo de escuadra es la persona que abre paso dentro de la escuadra y va a pie.

[27] VIDRIANES, Jorge. «Francisco Pérez Pascual. `Paco Sou´», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1975): 28.

[28] VALLS, Juan. «La banda veterana La Nueva del Iris de Alcoy», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1975): 79 y 80.

[29] ANÓN, «Segundos papeles. El músic en la festa», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1975): 93.

[30] COMPANY, Carlos. «Memoria», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1976): 9.

[31] COMPANY, Carlos. «Memoria», op. cit., p. 10.

[32] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1975», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1976): 12 y ss.

[33] FERRERO, José M.ª. «La marcha cristiana», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1976): 122.

[34] IVORRA, Vicente. «La Unión Musical. Después de la Vella y la Nova otra banda de música se crea en Alcoy», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos (1976): 140.

[35] VALOR, Ernesto. «Concursos y Festivales de Música Festera original», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1976): 154.

[36] COMPANY, Carlos. «Memoria de actividades 1976», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1977): 12.

[37] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1976», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1977): 16.

[38] Ibídem.

[39] ESPÍ, Adrián, «Síntesis de los actos del VII Centenario», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1977): 120.

[40] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1977», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1978): 11.

[41] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1977», op. cit., p. 12.

[42] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1977», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1978): 14.

[43] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1977», op. cit., p. 15.

[44] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1977», op. cit., pp. 16 y 17.

[45] SANMARTÍN, Ricardo. «Moros y Cristianos. Las preguntas de una experiencia», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1978): 78.

[46] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1978», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1979): 10.

[47] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1978», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1979): 12 y ss.

[48] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1978», op. cit., p. 15.

[49] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1978», op. cit., pp. 16 y 17.

[50] PEREA, José María. «Moros y Cristianos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1979): 117.

[51] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1979», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 12.

[52] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1979», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 15 y 16.

[53] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1979», op. cit., pp. 17 y ss.

[54] ANÓN, «Facetas de la Fiesta», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 28.

[55] VALOR, Ernesto. «Ante el I Centenario de la Música Festera», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 67.

[56] ESPÍ, Adrián. «Los flecos del centenario», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 99-101.

[57] ANÓN. «Noticiario y miscelánea», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1980): 136 y 137.

[58] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1980», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 11.

[59] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1980», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 14 y ss.

[60] GISBERT, Pascual. «Medio siglo de ausencia», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 117.

[61] DAVIA, Moisés. «La música en los Moros y Cristianos de Alcoy», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 161.

[62] Ibídem.

[63] ESTEVE, Francisco. «Aquí, la música», en Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 163.

[64] Ibídem.

[65] Ibídem.

[66] VALOR, Ernesto. «Al voltant de la figura del mestre Joan Cantó, i del primer centenari de la música festera», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 167.

[67] BLANQUER, Amando. «La música en las Fiestas de San Jorge», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 168.

[68] BLANQUER, Amando. «La música en las Fiestas de San Jorge», op. cit., p. 169.

[69] PLA, Vicente. «En torno a una valoración de la `marcha mora´», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 173.

[70] ANÓN. «Una limpia ejecutoria. Los certámenes musicales», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 176.

[71] ANÓN. «Gaceta Festera». Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1981): 181.

[72] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1981», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 9.

[73] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1981», op. cit., p. 11.

[74] Ibídem, p. 12.

[75] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1981», op. cit., p. 15.

[76] Ibídem.

[77] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1981», op. cit., p. 16.

[78] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1981», op. cit., pp. 16 y 17.

[79] Esta pieza solo puede ser interpretada por la Primitiva y para el desfile de los Abencerrajes.

[80] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1981», op. cit., pp. 18 y 19.

[81] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1981», op. cit., p. 24.

[82] ANÓN. «Revista 1981, Presentación», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 43.

[83]PEIDRO, Jorge. «Retrospectiva y actualidad de nuestra Fiesta», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 122.

[84] COLOMA, Rafael. «La música y la Fiesta», op. cit., p. 149.

[85] M., J., E. «Melodía en dos tiempos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 153.

[86]BLANES, Luis. «Significado cultural de la música festera alcoyana», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 157.

[87] Ibídem.

[88] PEIDRO, Ismael. «En torno al Primer Centenario», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 159.

[89] ANÓN. «Han dirigido el `Himno de Fiestas´», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 160.

[90] VILLAR, Miguel. «La música en las Fiestas», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 161.

[91] Ibídem.

[92] Ibídem.

[93] TENA, Vicente Javier. «Compositores alcoyanos en la biblioteca musical de compositores valencianos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 162 y 163.

[94] ESPÍ, Adrián. «La música, los músicos, las músicas en nuestra Revista de Moros y Cristianos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1982): 165 y ss.

[95] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1982», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 11.

[96] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1982», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 14.

[97]Remito al lector a la lectura de la crónica de la Fiesta de 1982 en ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1982», (1983): 15 y ss.

[98] Ibídem.

[99] Ibídem.

[100] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1982», op. cit., p. 17.

[101] Ibídem.

[102] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1982», op. cit., pp. 17 y 18.

[103] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1982», op. cit., p. 19.

[104]Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 26.

[105] ESPÍ, Adrián. «El programa de realizaciones en conmemoración del Primer Centenario de la Música Festera Alcoyana. Juan Cantó Francés y su pasodoble dianero Mahomet, escrito en 1882», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 158 y ss.

[106] VALLS, José M.ª. «La música de la Fiesta», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 172.

[107] ANÓN. «Nostra Festa», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 182 y 183.

[108] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1983», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 11.

[109] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1983», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 15.

[110] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1983», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 19.

[111] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1983», op. cit., pp. 19-21.

[112] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1983», op. cit., pp. 22 y 23.

[113] Por ese motivo, no creemos necesario volver a relatar la crónica de los actos que llevan música, a no ser que sean de especial relevancia o que añadan más información a la que se desarrollará en este nuevo apartado.

[114]Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1983): 30 y 32.

[115] PEIDRO, Jorge. «`Festers´ en el recuerdo. Luis Matarredona Ferrándiz», en Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 64 y 65.

[116] VALLS, José M.ª. «Música y músicos alcoyanos», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 66 y 67.

[117] SEGUÍ, Adolfo. «Alcodianos, bodas de plata (1960-1984)», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 172.

[118] Creemos que las iniciales corresponden al fester Jorge Peidro Pastor, por las muchas relaciones que tiene con esta filà.

[119] PEIDRO, Jorge. «La Filà Vascos cumple setenta y cinco años», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1984): 175.

[120] PEIDRO, Jorge. «La Filà Vascos cumple setenta y cinco años», op. cit., pp. 175 y 176.

[121] AURA, Antonio. «Memoria de actividades 1984», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1985): 11.

[122] ESPÍ, Adrián. «Crónica de la Fiesta 1984», Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, (1985): 17.